El 76% de los directivos españoles prevé crecer con fusiones y compras

Consideran que es la vía más rápida para reducir costes y transformar el modelo de negocio

KPMG pulsa en la foto

Proteccionismo comercial, ciberseguridad, cambio climático o digitalización. Son solo algunos de los desafíos que tienen que afrontar las empresas en el corto plazo para sobrevivir en un entorno cambiante que ha puesto en solfa la manera tradicional de gestionar los negocios. En este contexto, los directivos de las empresas consultadas por KPMG para su informe mundial de perspectivas de consejeros delegados (1.300 directivos en todo el mundo, 50 en España) apuestan claramente por las fusiones y las adquisiciones como la vía más rápida para innovar en el modelo de negocio y ganar agilidad ante la disrupción.

De esta manera, el 76% de los directivos españoles considera que el crecimiento no orgánico será la clave para el crecimiento futuro, un porcentaje similar al de los directivos mundiales (75%). Seis de cada diez respuestas consideran que el primer objetivo de estas integraciones sería el de reducir costes a través de sinergias y economías de escala, mientras que el segundo motivo más repetido, con un 51%, es la posibilidad de transformar con mayor rapidez el modelo de negocio. “Modelos de negocio que han sido válidos durante décadas están ahora en cuestión y bajo amenaza por la disrupción digital. Para generar nuevos flujos digitales y poder hacer frente a la creciente y diversa competencia, los CEOS tienen que gestionar la transformación de modelos de negocio tradicionales que están enormemente arraigados en las compañías. Sin esos cambios, no podrán dotarse de la resiliencia y agilidad que requieren los nuevos tiempos”, señala Juan José Cano, consejero delegado de KPMG en España.

Pese a los numerosos retos, los directivos consultados se muestran optimistas respecto a la evolución de la facturación de su compañía y de la plantilla. En el caso de los 50 consejeros delegados españoles, todos creen que la facturación crecerá en los próximos tres años, mientras que en el caso de la plantilla, el 96% apuesta por incrementarla en ese período y solo el 4% vaticina que tendrá que hacer ajustes. Los porcentajes salen peores si se suman el resto de directivos mundiales, ya que el 7% estaría pensando en recortes.

Preguntados por los principales riesgos que afrontan en el medio y corto plazo, la brecha entre los consejeros delegados de empresas españolas y el resto de los directivos se amplía. En el primer caso, la principal preocupación se centra en el riesgo operacional, seguido por las tecnologías disruptivas, los riesgos climáticos, el proteccionismo y la ciberseguridad. En el segundo, el orden se invierte. En primera posición figuran los riesgos climáticos, seguido por las tecnologías disruptivas, el proteccionismo, la ciberseguridad y el riesgo operacional.

Impulsar la compra de tecnología

"Redefiniendo la resiliencia". Ese es el título elegido por KPMG para titular su informe, en el que interroga a 1.300 consejeros delegados cuáles son las áreas de inversión que priorizaría para ser más resilientes. En el caso de los 50 españoles, el 66% se decanta por la compra de tecnología y el 34% restante por el desarrollo de habilidades profesionales. “Actualmente las entidades necesitan ser entidades que aprendan, avancen y se adapten con rapidez desde un punto de vista tecnológico, pero también de personas”, recalca Marcus Tacke, consejero delegado de Siemens Gamesa. En el caso de la encuesta mundial, el 68% apuesta por la adquisición de tecnología y el 32% por las habilidades.

 

Normas