Eroski reduce un 94% sus beneficios por la nueva normativa contable

Pacto con los bancos para amortizar 455 millones de deuda en cinco años

Eroski resultados
Eroski abrirá cinco centros este año, todos supermercados de barrio.

Eroski redujo un 94,24 % sus beneficios en 2018, al ganar 1,9 millones por la nueva normativa contable NIIF9, en vigor desde el año pasado y que obliga a una reformulación al alza de las coberturas de riesgos y de financiación. Este cambio ha restado 18 millones a su resultado consolidado.

En su segundo año consecutivo en rentabilidad tras superar su particular “via crucis”, las ventas cayeron un 2 % al contabilizar 5.393 millones. Agustín Markaide, presidente de la cooperativa de distribución, justificó ese descenso por el recorte de la superficie de ventas del grupo, que con las desinversiones dejó de explotar 60.000 metros cuadrados, un 4,3 % por debajo de su capacidad comercial en 2017.

Pese a esos datos, Markaide ha destacado la rentabilidad del grupo, que encadena ocho años de mejora del resultado operativo. Creció un 19 % en 2018, hasta 163 millones. El Ebitda (beneficio bruto de explotación) alcanzó los 251 millones, un 9 % más.

Eroski alcanzó un acuerdo el pasado marzo con cinco bancos que concentran el 75 % de un pasivo de 1.538 millones. El resto, otras catorce entidades, se sumarán al pacto de refinanciación en julio próximo. Tras recortar la deuda original en 1.800 millones, la cooperativa integrada en Corporación Mondragón cuenta con cinco años de vencimiento, hasta el verano de 2024.

El acuerdo con las entidades incluye un compromiso de amortización de 455 millones que Eroski obtendrá por la venta de activos no estratégicos, entre ellos las tiendas del sur de España, fuera de las zonas que el grupo considera estratégicas. Su posicionamiento está centrado en la cornisa cantábrica, Navarra, Aragón, Cataluña y Baleares.

Markaide y su equipo buscarán socios para las más de 40 filiales del grupo, no solo en supermercados e hipermercados, sino también para las tiendas de artículos de deporte de la marca Forum y las gasolineras.

Para facilitar la entrada de posibles inversores, Eroski constituirá un holding en el que integrará a sus participadas. Fuera de esta estructura quedará la matriz de la cooperativa, Eroski S. Coop, que en 2018 ganó 14 millones, un millón más que en 2017. Tampoco formarán parte del holding la filial que integra a las agencias de viajes y las citadas tiendas del sur que están en venta.

Sobre los posibles socios, Agustín Markaide ha comentado que pueden ser “de todos los perfiles”, tanto industriales como comerciales, y en cualquier grado de participación en el capital de las filiales. “Tenemos tiempo, cinco años, no descartamos nada”, ha añadido.

El acuerdo con los bancos incluye la desaparición de la cláusula de garantía que hacía referencia a la transformación de Eroski de cooperativa a sociedad anónima para facilitar la venta de cualquiera de sus activos o la entrada de nuevos accionistas. Esa garantía se sustituye ahora por la posible entrega de acciones de las participadas integradas en el holding. El nuevo acuerdo con los bancos “nos da estabilidad financiera a largo plazo”, según Markaide.

Eroski invertirá a un ritmo anual del 90 a 100 millones, sobre todo para renovar su red de tiendas al modelo “Contigo”, de mayor cercanía al cliente. Gran parte de esa transformación estará centrada en sus redes comerciales de Baleares y Cataluña, donde tiene 250 centros de su filial Caprabo.

Las aperturas de establecimientos serán “moderadas”, puntualiza Markaide. Cinco inauguraciones este ejercicio y el doble el próximo, y todas en supermercados de barrio, por la tendencia de proximidad en el sector de distribución. También extenderá su enseña con la fórmula de la franquicia, con 35 establecimientos nuevos en 2019.

Con una cuota de mercado del 14 % en las autonomías donde está presente, en Euskadi sube al 29 % pese a la competencia de Mercadona y del grupo local Uvesco (con la enseña BM). Con 33.000 trabajadores, 10.017 de ellos son socios. Estos cooperativistas tienen que asumir las pérdidas de años anteriores. De momento y con cargo a 2013, deben cubrir entre todos un millón de euros.

Las previsiones del grupo para 2019 son las de repetir el volumen de ventas de 2018, porque limitará sus aperturas a los cinco establecimientos citados y tiene que hacer frente al impacto de las inauguraciones de sus competidores.

Normas