El Ibex se congela ante el temor de una guerra cruzada entre EE UU y China

El selectivo español retrocede un 0,07%

Un hombre posa para hacerse una fotografía frente al panel electrónico del hall en la Bolsa de Hong Kong. EFEArchivo
Un hombre posa para hacerse una fotografía frente al panel electrónico del hall en la Bolsa de Hong Kong. EFE/Archivo EFE

Los inversores no encuentran motivos para la alegría. Las tensiones comerciales marcan el rumbo de los mercados y hoy los inversores han decido esperar antes de tomar una decisión precipitada. El caso Huawei sigue pesando como una losa sobre las Bolsas. Después del periodo de gracia que EE UU ha concedido a la empresa china, ahora se suman otras que siguen los pasos de Google. Todo ello se deja sentir sobre la renta variable si bien en esta ocasión las caídas son más moderadas que las registradas en sesiones anteriores.

El Ibex 35, que comenzaba la jornada con ligeras subidas, se ha dado la vuelta minutos después de la apertura de Wall Street y aunque ha intentado volver a terreno positivo, concluyó la jornada prácticamente en tablas. Al cierre el selectivo español caía un 0,07%. Solo en el mes de mayo la Bolsa española se deja ya un 3,5% y va camino de firmar su peor mes desde diciembre cuando perdió un 5,92%. El resto de índices europeos registran signo mixto. El Mib italiano retrocede un 0,61% y el Cac francés, un 0,12%. El FTSE birtánico sube un 0,07% con la libra en mínimos de febrero. La lista la cierra el Dax que suma un 0,21%.

Las tensiones comerciales seguirán jugando un papel relevante. De momento, el Gobierno de Estados Unidos no tiene intención de retomar las negociaciones con China. Eso ha sido lo confirmado por el secretario de Tesoro, Steven Mnuchin en su comparecencia en el Comité de Servicios Financieros del Congreso. Es decir, a la espera de nuevas noticias la única cita pendiente hasta el momento es el G20 que se celebrará a finales de junio. En él Xi Jinping y Donald Trump volverá a verse las caras.

La apertura bajista de Wall Street ha desencadenado las ventas en el Viejo Continente. Los tres índices de referencia de la Bolsa estadounidense retroceden un 0,3% al cierre de los mercados europeos. Al otro lado del Atlántico los inversores están pendiente de los rumores que circulan sobre una posible respuesta del Gobierno chino al caso Huawei. Apple, Boeing e Intel se sitúan en el punto de mira. A la espera de conocer la respuesta del gigante asiático, EE UU fija su atención en la empresa de videovigilancia Hikvision que se ha dejado un 5,5% en Bolsa si bien en los primeros compases marcaba caídas del 10%.

De regreso al mercado español, los mayores ascensos de la jornada han corrido a cargo de Ence. La papelera que es el valor más castigado de la Bolsa española en lo que va de año puso freno a la sangría y se anotó un 4,56%. La firma española toma oxígeno de la mano de la subida de precios anunciada por el competidor británico Mondi. El segundo pues es para Indra, que suma un 2,9%. A él le sigue Amadeus (2,5%), Iberdrola (1,7%) y Siemens Gamesa (1,2%). En el lado opuesto se sitúan IAG (-4,7%) que vuelve a padecer el caos que vive Reino Unido en relación al Brexit con rumores de una posible dimisión de Theresa May incluidos. El sector financiero vuelve a protagonizar las caídas. Sabadell baja un 2,7%; Bankinter, un 2,3%, Bankia retrocede un 2% y BBVA, Santander y CaixaBank, un 1,8%, 1,12% y 0,89%, respectivamente.

En Europa los sectores más castigados han sido el inmobliairio (-1,27%), el de comercio (-1,25%), el automovilístico (-1,1%) y el de recursos básicos (-1%). Las tecnológicas (1,24%), las firmas de cuidado personal (0,71%) y los medios de comunicación (0,64%) se situaron en la parte alta de la tabla. 

La práctica totalidad de los analistas aconseja extremar la cautela, si bien en las últimas dos sesiones los castigos han estado más localizados, lo que ha limitado la caída de los índices. Con la temporada de resultados prácticamente concluida la única referencia que logró acaparar algo de atención ayer fueron las actas de la última reunión de la Reserva Federal. Los miembros de la institución se mostraron unánimes a la hora de señalar que sería “apropiado mantener sin cambios las tasas de interés” que permanecen sin cambios en el 2,25%-2,5% desde diciembre. Los asistentes confían en que la economía de EE UU gane fuerza a lo largo del año. Es decir, se mostraron optimistas. No obstante, la pasada reunión tuvo lugar días antes de que Donald Trump acordara elevar los aranceles, por lo que sus proyecciones no recogen el nuevo escenario comercial.

No obstante, en la pasada cita el tema que centró la discusión fue la composición de la cartera de deuda. En la cita se discutieron dos escenario posibles. El primero de ellos pasaba por orientar la cartera de activos siguiendo la proporcionalidad del mercado de deuda pública mientras que el segundo se centraría en los plazos de cortos, de tres años o menos. Finalmente no se adoptó ninguna decisión.

El mercado de deuda consigue aguantar el tipo y prosigue la tendencia estable de las últimas jornadas, La rentabilidad de la deuda española a diez años marca un nuevo mínimo y se sitúa en el 0,86% mientras el bono alemán cae al -0,086% desde el -0,063% previo. 

Normas