Construcción

Acciona tira de experiencia para ganar el nuevo circuito de Fórmula 1 de Río de Janeiro

El proyecto incluye una inversión de 155 millones y 35 años de concesión

Momento del GP de Brasil de 2012, en el circuito de Interlagos (Sao Paulo).
Momento del GP de Brasil de 2012, en el circuito de Interlagos (Sao Paulo).

El empeño del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, de llevar la Fórmula 1 a Río de Janeiro, ha puesto en manos de la española Acciona el proyecto de construcción de un nuevo circuito de velocidad.

El grupo que preside José Manuel Entrecanales se ha adjudicado el contrato para ejecutar y mantener la instalación durante 35 años en consorcio con dos referencias del deporte: la alemana Sporttotal, operadora de circuitos como Nürburgring, y la firma brasileña especializada en marketing deportivo Golden Goal, quien gestionó los palcos VIP del estadio de Maracaná y está al frente de la comercialización de este tipo de espacios para los clubes de fútbol Flamengo y Fluminense.

El equipo ganador, denominado Rio Motorsports, trabajará sobre terrenos cedidos por el ejército en el norte de Río de Janeiro, en el barrio de Deodoro. La inversión prevista es de 700 millones de reales brasileños (155 millones de euros) y el proyecto, promovido por la Prefeitura do Rio de Janiro, se hará realidad bajo el modelo de colaboración público-privada (PPP). De hecho, de los 100 puntos en juego en el concurso, 40 dependían de la experiencia en grandes concesiones.

ACCIONA 95,05 -0,83%

Sobre el futuro circuito, que llevará el nombre del mítico piloto local Ayrton Senna, pesaba la amenaza de impugnación por parte del Ministerio Público Federal ante la ausencia de un estudio de impacto ambiental. Un requisito esencial que fue sustituido por la inclusión de exigencias en esta materia en los pliegos. Sin alegación a la vista, la adjudicación fue publicada el lunes en el diario Oficial del Municipio de Río de Janeiro (proceso 04/550.139/2017).

Pese a que Bolsonaro pretendía que el circuito de Interlagos, en Sao Paulo, diera el relevo al nuevo autódromo de Río el próximo año, se prevé que las obras no estén completadas hasta 2021. Aún no hay fecha de inicio y se sabe que los trabajos precisan 14 meses. Lo que sí ha trascendido ya es que las autoridades de Sao Paulo quieren mantener la F1 en sus instalaciones.

El plan de construcción de una instalación de estas características en Río partió del consorcio de Acciona, que presentó el proyecto a la Prefeitura en junio del año pasado. El trazado, de 5 kilómetros, es obra del arquitecto alemán Hermann Tilke, autor de Sepang (Malasia), Baréin (Baréin), Shanghái (China), Estambul (Turquía) y Sachsenring (Alemania), entre otros muchos. Tilke también ha remodelado el circuito de Barcelona y firmó el urbano de Valencia.

 

Batalla abierta

Rio ‘vs’ Sao Paulo. El contrato de Sao Paulo con la promotora del mundial de F1, Lyberty Media, finaliza en 2020 y es ahora cuando Río de Janeiro presenta su candidatura para llevarse la prueba. Las autoridaes de Sao Paulo, por su parte, aseguran que pujarán por que el mundial no deje un circuito que ha acogido el gran premio brasileño desde 1972.

Antecedente. La, idea del autódromo de Río de Janeiro surge tras la demolición, en 2012, del circuito de Jacarepaguá, para acoger el Parque Olímpico.

Normas