Cómo forzar el modo oscuro de Google Maps aunque no sea de noche

Cómo forzar el modo oscuro de Google Maps aunque no sea de noche

Para que el Modo Oscuro se mantenga todo el día.

Seguro que os habréis preguntado si es posible activar el Modo Oscuro en Google Maps sin importar la hora del día. Es una función que cada vez utilizan más aplicaciones y con la que las baterías duran más y nuestra vista se resiente menos. El servicio de mapas de la empresa de Mountain View puede hacer uso de dicho aspecto de forma muy sencilla.

Siempre de noche en Google Maps

Seguramente os habréis fijado que, al caer la noche, esta modalidad se actuva de forma automática para acomodarse al tipo de luz natural que se desprende. Pero hay una opción para que el Modo Oscuro esté siempre presente, forzando al sistema mediante un pequeño truco que os contamos a continuación. Y seguro que es una buena ayuda para planificar vuestros viajes.

En la visualización del mapa podréis escoger siempre la opción Noche.
En la visualización del mapa podréis escoger siempre la opción Noche.

¿Para qué utilizar el Modo Oscuro de día? Hay veces que las condiciones climatológicas son adversas, con lluvia o el cielo nublado y, en momentos así, probablemente prefiramos una luz menos fuerte que la blanca, para evitar ser cegados. Por eso, desde hace algún tiempo, cuando se lanzó la versión 10.2 de Google Maps, es posible mantener siempre el aspecto que normalmente utiliza la aplicación de forma automática cuando es de noche.

Para ello, tenemos que acceder en el menú a la opción "Ajustes de navegación", si miramos por dicho apartado veremos un campo en el que pone "Visualización del mapa". Ahí encontraremos una función llamada "Esquema de colores". Podremos dejarla en automático para que la app decida el fondo que utilizar según la hora del día, pero también podremos decidir y forzar a Google Maps que utilice siempre el modo "día" o el modo "noche", según nuestras preferencias. Es una opción habilitada tanto en iOS como en Android.

En el modo nocturno activado, los tonos de la aplicación pasan a tener colores más grisáceos, que la convierten en menos perjudiciales para la vista, o aportan menos posibilidades de que el brillo de la pantalla pueda reflejarse en nuestra visión y jugarnos malas pasadas. Un riesgo peligroso a la hora de conducir, y que resulta perfectamente evitable si decidimos seleccionar que siempre se active por defecto el modo noche.

Evidentemente, si no os convence cómo luce Google Maps con el modo oscuro, podéis repetir el proceso para escoger la opción que más se adapte a vuestras necesidades o gustos, ya que es una funcionalidad que se puede activar o desactivar con rapidez.

Normas