Banca

ING da una vuelta de tuerca a sus ofertas para centrarse ahora en la inversión

Opta por la gestión pasiva para rentabilizar el ahorro de sus clientes. Uno de los objetivos es que gran parte de los 27.000 millones de la cuenta naranja pasen a la nueva propuesta

Cesar González Bueno, consejero delegado de ING España y  Portugal
Cesar González Bueno, consejero delegado de ING España y Portugal

Renovarse o morir. Ese puede ser el lema de ING en España, el banco naranja que intenta en todo momento innovarse sin perder su esencia, la sencillez, según presumen sus directivos en España. Ahora el banco ha dado otra vuelta de tuerca a su estrategia en el mercado doméstico motivado por los bajos tipos de interés en Europa, y que según sus previsiones no se moverán casi en los próximos cinco años. Ante estas perspectivas el banco ha decidido que lo que fue su producto estrella en España desde que llegó en mayo de 1999, su cuenta naranja, pierda poco a poco peso en la entidad para que sus clientes trasladen sus ahorros, que solo cuenta con una rentabilidad del 0,05%, a una serie de fondos de inversión, empaquetados bajo la denominación de Inversión Naranja +.

Este cambio de tendencia puede beneficiar al cliente y al propio banco. Al cliente porque puede obtener rentabilidades mayores que en su cuenta naranta, aunque para ello deberá, según la propuesta de ING, colocar sus ahorros en fondos a largo plazo. La entidad financiera también saca partido de este giro, ya que uno de sus objetivos, según ha explicado Cesar González-Bueno, consejero delegado de ING para España y Portugal, es cobrar comisiones por la gestión de estos fondos, aunque sean bajas, del 0,99% por todo, pese a que el cobro de tasas no sea el motivo, según insiste el primer ejecutivo del banco, quien añade que lo que cobran es “menos de la mitad de la media de los fondos disponibles en el mercado español”.

González-Bueno, acompañado de Almudena Román, directora general de ING en España, y de otros directivos de la firma bancaria de origen holandés, ha presentado su nueva propuesta de inversión. Su oferta está basada en la gestión pasiva de fondos, con la que replica índices de todo el mundo, para rentabilizar los ahorros que sus cuatro millones de clientes tienen “aparcados” en productos como cuentas corrientes o depósitos.

En total, unos 27.000 millones de euros, que el banco espera que se trasladen a esta nueva propuesta. También pretende que el patrimonio que tienen sus fondos hasta ahora se trasladen a esta nueva oferta. El problema es que varios bancos, como Santander con Openbank, o Bankinter con Popcoin, entre otros, ofrecen ofertas muy similares, explican expertos consultados.

González-Bueno ha explicado que el giro en los productos de ING se producen para que los clientes saquen partido, “por ejemplo, a los aproximadamente 27.000 millones de euros que tienen en las cuentas naranja, cuyos titulares pierden dinero con la inflación”.

El banquero ha explicado que ING, que ha inaugurado esta propuesta en España, tampoco tienen objetivos de captación de clientes o patrimonios con esta propuesta, que ofrecen de forma experimental desde el pasado enero y con la que ya han logrado interesar a unos 5.700 clientes, de los que el 50% han decidido invertir, con lo que los activos bajo gestión suman unos 100 millones de euros, la mitad de los cuales proceden de ahorros.

ING apuesta, de esta forma, por el negocio de la inversión, tras alcanzar recientemente un acuerdo de colaboración con Bankia para que esta entidad se encargue de atender a cerca de 110.000 pymes con las que trabajaban, después de que la entidad de origen holandés anunciara su retirada de este negocio para centrarse en otros segmentos.

Inversión Naranja+ se basa en tres pilares: inversión a largo plazo, diversificación y gestión pasiva, y ofrece siete carteras de diferente composición para los distintos perfiles de clientes. Según ha explicado el director de Ahorro e Inversión de ING España, Jan Van Sande, Inversión Naranja+ cumple con el principal compromiso de la entidad de ofrecer productos sencillos y transparentes, y pone a disposición de todos los clientes una forma de invertir “que hasta ahora solo estaba al alcance de unos pocos”. Estos clientes contarán con asesor personal (en total hay 100 asesores formados).

Todas las carteras son de gestión pasiva y replican el comportamiento de los índices globales, para lograr una mejor rentabilidad.

Una historia que viene de Kuwait

Clases de economía: ING asegura que la nueva propuesta está dirigida a todos los clientes, principalmente a los más conservadores que no exponen sus ahorros a la renta variable porque no se fía. Sus directivos aseguran que en menos de 45 minutos ofrecen a estos clientes una clase de economía para que entiendan a la perfección la evolución de los mercados, pero que pueden extenderse horas en estas explicaciones si así lo desea el cliente. "SEgún las necesidades de cada cliente, el servicio de asesoramiento estará disponible a través del canal digital, donde se realizará el test de idoneidad, o a través de un manager personal que estará a disposición por videoconferencia".

Dos años de preparación: Esta propuesta lleva gestándose más de dos años, según ha explicado Cesar González-Bueno. Pero el consejero delegado ya experimentó algo parecido a su paso por un banco privado kuwaití, donde fue también consejero delegado durante 2014, poco después de salir de Novacaixagalicia, hasta que fue fichado nuevamente por ING España en 2017.

Apuesta por las hipotecas: Otra de la apuesta de ING en España son las hipotecas y en el crédito al consumo, dos de los productos que han hecho que el banco doblase su beneficio el pasado año.

Unos 2.300 cajeros automáticos: La entidad naranja ha añadido a su red 2.300 nuevos cajeros que compensan las molestias que la integración de Popular en Banco Santander ha ocasionado a sus clientes. Los usuarios de ING pueden retirar efectivo de manera gratuita y sin limitaciones desde abril en los cajeros Euronet y Cashzone. A ellos, se suman las alianzas que ya tenía con otras redes.

Normas