Telefónica dispara la liquidez un 20% y vuelve a rondar máximos históricos

Alcanza los 24.000 millones en marzo entre tesorería y líneas de crédito

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.

Telefónica ha vuelto a reforzar su ya de por sí habitual posición de liquidez. Al cierre del primer trimestre, la posición de liquidez disponible de la compañía ascendía a 24.000 millones de euros, casi un 20% más que a la conclusión de 2018. De ellos, 11.300 millones corresponden a cash y 12.700 millones a líneas de crédito bancarias sin utilizar. Al cierre de 2018 tenía 20.100 millones, 7.900 millones en tesorería y equivalentes y 12.200 millones en créditos con entidades financieras.

De esta forma, Telefónica iguala sus cotas máximas de liquidez. En septiembre de 2013, en plena resaca de la crisis financiera, época en la que la empresa aceleró los procesos de refinanciación de deuda y la venta de activos para recortar el apalancamiento, se alcanzó también los 24.000 millones de euros.

La compañía señala que este fuerte aumento de la liquidez en el primer trimestre es consecuencia de la concentración de emisiones de deuda, de los ingresos procedentes de la venta de distintos activos, así como de la entrada en caja de la devolución de más de 700 millones por parte de la Hacienda española, tras la sentencia del Teac, que ponía fin a un largo litigio entre ambas partes derivado de los impuestos de sociedades abonados entre 2008 y 2011.

En las próximas semanas, la compañía deberá acometer desembolsos de relevancia, entre los que destaca al pago del primer tramo del dividendo propuesto, que superará los 1.000 millones de euros. Además, Telefónica está pendiente del cierre definitivo de la subasta de espectro para móvil 5G en Alemania, la mayor del año en Europa, en la que ya ha comprometido una inversión próxima a 1.240 millones.

En el informe de resultados del primer trimestre, Telefónica explica que su actividad de financiación ascendió a 4.437 millones de euros, sin considerar la refinanciación de papel comercial y préstamos bancarios a corto plazo (en el primer trimestre, el grupo captó recursos por 10.692 millones). La compañía insiste en que la estrategia se centra en mantener “una sólida posición de liquidez”, así como en refinanciar y extender los vencimientos de deuda, en un entorno como el actual de tipos bajos. Así, a cierre de marzo, el grupo tiene cubiertos los vencimientos de deuda durante los próximos dos años. La vida media de la deuda, además, vuelve a alcanzar máximos históricos, y se sitúa en 10,2 años, frente a 9,0 años en diciembre de 2018).

En la misma línea, la teleco ha rebajado el coste efectivo por el pago de intereses hasta el 3,39%, en marzo de 2019, por debajo del 3,57% del mismo mes del pasado año. Telefónica vuelve a acercarse a los mínimos históricos en esta métrica, del 3,22% y el 3,23%, alcanzados en el segundo y tercer trimestre de 2017, respectivamente. En aquel momento, la empresa se vio favorecida por la política de compra de deuda corporativa del Banco Central Europeo.

Vencimientos

En la última presentación de resultados, Telefónica señaló que disponía de liquidez suficiente para cubrir los vencimientos de deuda de los dos próximos años. Para 2020, los vencimientos previstos rondan los 4.500 millones de euros, y para 2021, alcanzan los 5.500 millones.

El 78% de la deuda viva es a tipos de interés fijos. Un 87% corresponde a bonos y papel comercial, y un 13% a deuda con instituciones financieras.

La deuda neta financiera al cierre del trimestre era de 40.381 millones de euros, un 5,7% menos interanual. De incluir las operaciones realizadas tras la conclusión de marzo, y que están pendientes de cerrarse, la deuda bajaría hasta 38.700 millones.

Normas