Un Monet altera la lista de las subastas de arte más caras de la historia

El pintor francés rompe su récord y el del impresionismo al rozar los 100 millones de euros en una puja

Un Monet altera la lista de las subastas de arte más caras de la historia pulsa en la foto

Tan solo ocho minutos le bastaron al Meules de Monet para cerrar la puja y colarse en la lista de las 10 obras más caras subastadas en la historia, esta vez a cuenta de la casa británica Sotheby’s. El cuadro, que se ha vendido por 111 millones de dólares (99 millones de euros) este miércoles en Nueva York, era uno de los platos fuertes de esta semana, en la que las tres principales casas de subastas de arte a nivel global, Christie’s, Sotheby’s y Phillips, ofrecen lotes que superan la estimación de 1.500 millones de dólares. En la tarde de este miércoles, y con tres jornadas todavía por delante, ya que las pujas son nocturnas y hay que tener en cuenta el cambio horario, se han movido más de 800 millones.

“El ambiente está muy animado y hay muchísima obra preparada, tanto en subasta pública como en venta privada”, explica Aurora Zubillaga, consejera delegada de Sotheby’s en España, presente esta semana en la que en estos días se ha convertido en la capital del arte mundial. El mercado, prosigue, se ha vuelto muy selectivo, y mientras que lo bueno se vende muy rápido y muy bien, las piezas que tienen un valor medio tienen una salida algo más complicada. “La gente quiere comprar las mejores obras, y solo lo hace si es el momento oportuno. Y esto no siempre tiene que ver con el precio. No todas las piezas importantes superan los 4 o 5 millones”, añade.

Así, al Monet se le han unido La terraza, de Pierre Bonnard, que ha rozado los 20 millones, y Thérèse sobre una banqueta, de Balthus, que ha alcanzado los 19 millones. Estos cuadros, ambos de la casa Christie’s, y el Meules, han supuesto además un nuevo récord personal para los tres artistas. Otras piezas, como Femme au chien de Pablo Picasso, han llegado a los 55 millones.

Un año más, la clasificación de las ventas más cotizadas de la historia ha vuelto a moverse. En los primeros puestos, la lista de las 25 obras más caras está compuesta por cuadros posteriores al año 1850, a excepción del Salvator Mundi de Da Vinci, que reventó el mercado en 2018 al venderse por 450 millones. “El tema es que cuadros anteriores al siglo XIX no hay, por lo que las vanguardias y los contemporáneos son los más demandados”, explica Enrique del Río, consejero delegado de We Collect. “¿Qué sucede? Que cuando llegan a subasta, los compradores de las economías emergentes de Oriente Medio, Asia o Latinoamérica rompen el mercado”.

Una de las asistentes a la subasta de Sotheby's, frente al 'Meules' de Monet.
Una de las asistentes a la subasta de Sotheby's, frente al 'Meules' de Monet.

En opinión de Del Río, la entrada de este nuevo público ha hecho que los circuitos artísticos sean cada vez más impredecibles, y que “a día de hoy pueda pasar cualquier cosa”. De esta forma, y como no quedan obras de pintores anteriores al siglo XIX, se reducen cada vez más las franjas temporales de los nombres más cotizados. Así, artistas que “desde un punto de vista histórico estaban vivos hasta hace dos días, o que incluso lo siguen estando, como Hockney, llegan a precios altísimos”, explica.

Otra de las razones que explican estas elevadas cifras está en la estabilidad que presenta este mercado, que nunca va a la baja. “Hay más información y datos que nunca, y se alcanzan estos precios. Esto es porque muchas carteras consideran al arte como uno de los activos más solventes, que en momentos de inestabilidad dependen muy poco de las decisiones políticas o de las medidas de los gobiernos”, dice Del Río. Por eso, en pleno conflicto comercial entre Estados Unidos y China, “y aunque siempre es bueno ser precavidos, parece que la guerra de aranceles no está afectando mucho a las pujas”, señala Aurora Zubillaga.

Normas