Canarias

Tabaco: el negocio del humo que da trabajo

Los tabaqueros canarios piden “regulación inteligente”. El sector concentra el grueso de la industria tabaquera española.

Labores del tabaco en La Palma.
Labores del tabaco en La Palma.

“Debe apostarse por el concepto de regulación inteligente que están impulsando las instituciones europeas.” Es lo que defiende Andrés Arnaldos, director general de la Asociación Canaria de Industriales Tabaqueros (ACIT). Arnaldos se refiere a un tipo de normas, según sus palabras, “compaginan eficientemente los grandes objetivos públicos con los legítimos intereses del sector que pretenden regular.”

Y es que la regulación excesiva y el contrabando son las dos grandes preocupaciones del sector tabaquero español y canario. “La sobreregulación en muchos casos impulsa el comercio ilícito, puede llegar a ser una consecuencia indeseada” advierte.

Arnaldos representa a los empresarios de un producto, el tabaco, que no goza de buena prensa, pero que tiene una cara más amable: la de la economía. Sólo el año pasado registró un volumen de negocio de 358 millones de euros y 188 millones en impuestos para la Hacienda canaria.

La sobreregulación impulsa el comercio ilícito, puede llegar a ser una consecuencia indeseada”

Andrés Arnaldos, director general de la Asociación Canaria de Industriales Tabaqueros (ACIT) 

Estratégico

El tabaco es un sector reconocido como estratégico por el Plan de Desarrollo Industrial de Canarias por dos puntos fuertes: el empleo que genera y la exportación que alcanza. Según los datos de la ACIT, 3.500 puestos de trabajo dependen directamente del sector del tabaco, y casi dos de cada 10 trabajadores del tabaco en España son canarios. El otro punto fuerte es la exportación, el tabaco es el segundo producto más exportado por las islas por un valor de 147 millones en 2017, sólo por detrás del plátano y muy por delante del tomate y otras hortalizas.

“El sector sigue estable en los últimos años” afirma Arnaldos, quien, sin embargo, señala el diferente comportamiento de los distintos productos: “Observamos que la industria del cigarro y el cigarrito (cigarrillo envuelto en hoja de tabaco) está creciendo, mientras que la producción de cigarrillos experimenta un ligero declive, en línea con el contexto internacional”.

Y eso también se nota en el archipiélago, donde el año pasado se vendieron 205 millones de cajetillas de cigarrillos, 60 millones menos que siete años atrás, pero que sigue siendo el principal mercado de la producción de cigarrillos canarios. En cambio, la venta de cigarros puros y cigarritos en la península subió un 11,6% en 2017, alcanzando los 394 millones de unidades vendidas. “Los cigarritos son una categoría de producto en los que Canarias ha demostrado ser muy competitiva”. Eso ha llevado a uno de los grandes fabricantes, Japan Tobaco International (JTI) a concentrar en Canarias su producción de estos artículos para toda Europa.

La firma asiática, con fábrica en Tenerife con 300 empleados, hace una lectura positiva del negocio “en un entorno favorable al crecimiento y el desarrollo de la industria en el Archipiélago (como son las nuevas ayudas al transporte) y un marco fiscal adecuado a las particularidades de nuestro territorio que nos permiten ser optimistas” afirma Víctor Crespo, su director general.

Y eso a pesar de que el sector ha perdido peso. Atrás quedan los años 70, en los que Canarias exportaba al resto del país 1.000 millones de cajetillas de cigarrillos y 400 millones de cigarros al tiempo que batía récords vendiendo más de 20 millones de puros a Estados Unidos. Entonces, un tercio del humo de los cigarrillos españoles procedía de Canarias.

La posterior integración en la CEE acabó con las facilidades para que la industria colocara sus productos fuera. Sirvan como ejemplo las cifras del año pasado. Solo nueve millones de cajetillas se vendieron en el resto de España. Pese a la bajada de la producción, Canarias mantiene el grueso de la industria manufacturera del tabaco en España. De 39 instalaciones productivas en todo el país, 38 están en las islas. De ellas, cuatro hacen cigarrillos y el resto puros.

Tras este tejido productivo hay toda una historia, derivada de la relación de las islas con América y los colonos en las plantaciones cubanas y el régimen de puertos francos.

Importante tejido industrial

Renovación. JTI ha renovado su fábrica en Tenerife y la firma luxemburguesa Landewyk se instaló en Gran Canaria hace 2 años. La primera ha invertido en los últimos 10 años 45 millones de euros para modernizar sus instalaciones. Landewyk 2 millones para echar a andar. Son dos ejemplos de la estabilidad del sector tabaquero en el archipiélago..

Localización. Japan Tobaco International centraliza en Canarias su fabricación de cigarritos para Europa y acaba de traerse desde Rumanía la de cigarrillos de cajetilla blanda para su venta en el mercado peninsular. De 2.400 millones de cigarrillos fabricados en 2.017, el 10% se vendieron fuera de las islas, con los nuevos encargos, el 16% de puros, cigarritos y cigarrillos se exportarán.

Salud. La buena salud del mercado local se explica en parte por el bajo precio del tabaco en las islas y por el importante tirón que el turista hace de las ventas. La presión fiscal sobre el tabaco en las islas sube continuamente desde 2.011, situándose en torno al 60%, según la patronal.

Normas
Entra en El País para participar