Banca

El CEO de Santander pide al nuevo Gobierno crecimiento "inclusivo" y control del déficit

Solicita acuerdos que generen confianza entre los inversores y anuncia que el ERE del banco en España se llevará a cabo casi todo este año

El consejero delegado de Banco Santander, José Antonio Álvarez, restó importancia al informe que ha realizado los analistas de la entidad, en la que reclaman un pacto de Gobierno entre Pedro Sánchez y el grupo que preside Albert Rivera, frente a un acuerdo con Unidas Podemos. Álvarez asegura que es la opinión del mercado, no del banco. Pese a ello, el número dos del primer grupo bancario del país reclamó a los partidos políticos que lleguen a acuerdos que permitan un crecimiento sostenible e inclusivo del país que permitan una reducción del desempleo y que apoyen la sostenibilidad fiscal. "Esas son las metas deseables para el Ejecutivo que se va a formar, llegar a acuerdos para alcanzar objetivos", señaló.

Álvarez considera que el Gobierno que se forme con pactos deben dirigirse a hacer más atractivo al país para que el inversor extranjero siga apostando por España. Sus reclamaciones son muy similares a las que han realizado sus homólogos de otras entidades en la presentación de resultados en estos días. 

El consejero delegado de Santander hizo estas declaraciones en la rueda de prensa posterior a la presentación de los resultados correspondientes al primer trimestre del ejercicio 2019, periodo en el que la entidad obtuvo un beneficio atribuido de 1.840 millones de euros, un 10% menos que en el mismo periodo de un año antes, debido a la contabilización de un cargo neto de 108 millones de euros por la venta de activos y reestructuraciones.

Álvarez ha indicado que lo deseable sería que el Gobierno que se vaya a formar llegue a acuerdos "razonables", que hagan "atractivo" invertir en España, generando confianza entre los inversores y los empresarios. "Hay que generar confianza a los inversores y que eso lleve a una reducción del desempleo y la sostenibiidad fiscal", explicó.

El temor de la banca es que el previsible Gobierno que forme el PSOE, inicialmente con Podemos, mantenga su idea de crear un impuesto a las transacciones financieras, mientras el partido de Pablo Iglesias aboga por imponer además a la banca otro tributo para financiar las pensiones.

Ante las incógnitas sobre si se mantendrán o no estas propuestas,el banquero defendió que Santander ya tributa al 36% como grupo en Impuestos de Sociedades, lo que resulta una "tasa fiscal alta", y advirtió de que las "asimetrías" desde el punto de vista del Impuesto de Sociedades "no tienen mucho sentido".

El directivo también afirmó que Santander colabora "de forma constructiva con todos los países en los que opera".

El ejecutivo reconoció también que espera que las economías en las que está presente crezcan en torno a un 1,5% y un 2%, lo que supone un rango menor que un año antes, aunque ha subrayado que es "optimista" y que confía que se mantenga una tendencia "sostenible", aunque reconoció que a corto plazo el negocio bancario se verá afectado por una desaceleración de la economía.

ERE EN BANCO POPULAR

En lo referente a la integración del negocio de Banco Popular, pese a que se han aumentado los costes respecto a los primeros cálculos, la entidad está convencida de que la ecuación de rentabilidad saldrá. 

Álvarez anunció la intención del grupo de completar el grueso del ajuste de plantilla que se derivará de la integración de Popular a lo largo del presente ejercicio. Inicialmente se ha especulado con el objetivo de realizar un ERE que afecte entre 3.000 a 4.000 empleados de la entidad. El banco ha reunido a los sindicatos para iniciar las negociaciones el próximo lunes 6 de mayo.

El ejecutivo indicó que el interés del banco es alcanzar "en el menor tiempo posible" un acuerdo negociado

Como paso previo Santander ha acelerado la integración de red de Popular, con la conexión ya del 40% de las oficinas y la intención declarada de completarla antes del mes de julio, de forma que la mayoría de las salidas podrían acelerarse en apenas seis meses.

La franquicia española de Santander , ya con el antiguo Banco Popular, redujo un 11,4% el beneficio en el primer trimestre, hasta los 403 millones de euros. La cuenta acusa una menor venta de carteras de deuda, de ingresos de la banca mayorista y el impacto de la norma contable NIIF 16.

Sin estos impactos, la ganancia subiría impulsada por la maquinaria comercial, que elevó un 1% el censo de clientes vinculados, un 25% los digitales, permitió mantener el saldo de crédito frente a diciembre plano pese a las amortizaciones de deuda de clientes y elevar un 3% los recursos
de clientes administrados.

La unidad España alcanzó una rentabilidad sobre activos tangibles o ROTE del 11%, con un 55,7% de eficiencia y tras reducir la morosidad en 8 puntos básicos, hasta situarla en el 6,19%.

Reino Unido y EE UU

Respecto al negocio de Reino Unido, Alvarez ha dicho que es cierto que esta región ha perdido peso en cuanto a beneficios atribuibles para el grupo, pero cree que se debe a que otras áreas geográficas han doblado su crecimiento, como Brasil, o han crecido de forma considerable, como México. "Lo que ha cambiado es la composición", ha apostillado.

No obstante, ha señalado que el escenario de incertidumbre que existe en el mercado británico se prolonga ya por un periodo largo y esto pospone las decisiones de inversión, lo que tiene un efecto negativo sobre la economía real.

"Esto nos afecta de manera directa, ya que nuestro negocio en Reino Unido está muy enfocado en la actividad hipotecaria", ha precisado, asegurando que también se trata de un mercado con una presión competitiva "muy significativa".

En cuanto a Estados Unidos, Alvarez ha señalado que la idea de que en este país va a haber una desaceleración es una "opinión común que se viene gestando en los mercados" debido a que el ciclo alcista es uno de los más largos de su historia.

Con todo, aunque basándose en la experiencia el ciclo tenderá a bajar,Santander no observa todavía ningún elemento en el negocio bancario que así lo determine y ha asegurado que el coste de crédito es bajo.

RESULTADOS DEL TRIMESTRE

Un primer trimestre extraño para la banca española, periodo en el que curiosamente los resultados de los cinco principales grupo (Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y Sabadell) han descendido sobre los registrados un año antes. Santander, que en esta ocasión ha sido junto a CaixaBank el último en presentar resultados, cerró el primer trimestre con un benefico atribuido de 1.840 millones de euros, con un descenso del 10%.

El grupo explica esta caída por un recargo de 108 millones de euros por la reestructuración en Reino Unido y Polonia, junto a minusvalías por la venta de activos en España. A ello se suma “la negativa evolución de los mercados (las operaciones financieras descendieron un 44%), el impacto de la aplicación de la normativa contable NIIF 16, y el ajuste por la alta inflación en Argentina”.

En el caso de Reino Unido, el cargo se eleva a 66 millones por el cierre de 140 oficinas y la salida de 1.200 empleados. En Polonia el montante es de 12 millones, consecuencia del cierre de 70 sucursales.

En España el efecto negativo es de 180 millones de euros causados por la venta de una cartera de inmuebles residenciales en España, por la que hay que compensar a las plataformas que gestionaban estos activos. Para cubrir parte de estos costes Santander ha utilizado los 150 millones de euros en plusvalías generados por la venta del 51% de Prisma en Argentina.

Brasil se mantiene como el mercado que más contribuye al beneficio ordinario al ganar 724 millones de euros, un 14,8% más que un año antes, con lo que aporta el 29% del total. España aporta el 16% tras obtener un beneficio de su actividad bancaria de 403 millones, con un descensio del 11,4%. Álvarez, no obstante, confía en que España “seguirá comportándose bien”.

Santander Consumer Finance suma 325 millones de resultado, el 1% más que un año antes, y contribuye al beneficio del grupo en un 13%. Reino Unido es el país que más fuelle ha perdido en el grupo como consecuencia de la mayor presión competitiva en los ingresos, la incertidumbre por el brexit y los mayores costes en tecnología y proyectos y de reestructuración. Su beneficio ascendió a 205 millones, con una caída del 36,8%.

Estados Unidos y México han sido, junto a Brasil, los mercados que más alegrias han dado al grupo. En EE UU ganó 182 millones, el 35% más, con fuerte crecimiento del negocio; y en México se elevó a 206 millones, con un crecimiento del 12%, por los mayores ingresos y mejora del coste del crédito. Estos dos mercados aportan el 15% del beneficio. Álvarez presumió de la rentabilidad del banco, “una de las más altas” de la banca, con un RoTE del 11,2%.

Una de las dudas de los analistas cuando el grupo presentó su plan estratégico fue cómo iba a generar capital. En eta ocasión, los analistas destacan la generación orgánica de 20 puntos básicos de capital, frente al 10 puntos de guía por trimestre que mantienen. Una generación que les ha permitido compensar en gran medida el consumo derivado de los impactos regulatorios (29 puntos básicos) de los que queda pendiente recoger a lo largo del año otros 30 aproximadamente que sería equivalente a la generación orgánica prevista, explica Renta 4 en un informe.

El directivo se mostró “razonablemente optimista” sobre los resultados de este año. 

Normas
Entra en El País para participar