Los Taxis japoneses escanean el rostro para ofrecer publicidad más personalizada

Los Taxis japoneses escanean el rostro para ofrecer publicidad más personalizada

Una forma sencilla e inmediata de identificar el target publicitario del Taxi

Que la publicidad más efectiva es producto de la segmentación del cliente y de una preocupación por saber que es lo siguiente que necesitamos, es algo que o se nos escapa a nadie. En el caso de la publicidad en vehículos o medios de transporte, no hemos evolucionado demasiado desde la implantación de las vallas publicitarias en sus autobuses. Ahora desde los Taxis buscan ofrecer una publicidad más directa, y a la vez menos invasiva en nuestros trayectos de un punto a otro, algo que podemos. Eso es lo que están experimentando algunos Taxis japoneses, que ahora te escanean el rostro.

Mejor publicidad en base a tu rostro

Ha sido la ingeniera de privacidad de Google quien ha compartido en su cuenta de Twitter las pantallas que equipan muchos Taxis en Japón, donde los usuarios están acostumbrados a que los taxis les escaneen el rostro, con el objetivo de ofrecer la publicidad más interesante para nosotros según el perfil de usuario que se ha subido al Taxi. Según hemos podido comprobar, al escanear el rostro de los usuarios, es posible determinar el género, y por tanto ofrecer una publicidad adaptada a las personas que realmente se suben a los taxis. Según Rosa Golijan, esta ingeniera de Google, el Taxi escanea el rostro con el objetivo de “estimar el género con el fin de ofrecer el contenido más optimizado

En cuanto a la privacidad, la empresa detrás de estos equipos de escaneo del rostro de los usuarios asegura que todas las imágenes que se toman de los clientes se borran de inmediato, y que además nadie puede verlas durante el proceso. De esta manera, la única conclusión que obtiene el sistema tras el escaneo es el género de la persona que se ha subido al Taxi y su edad.

Por tanto la publicidad que veremos en el Taxi siempre estará adaptada a los gustos y necesidades de las personas dentro de nuestro grupo de población. Una forma original, y parece que poco intrusiva de ofrecer contenidos adaptados a las personas reales que se suben a un Taxi, y que quien sabe si algún día viviremos en España, aunque no sin poca polémica, seguro.

Normas