Wall Street y Asia salen airosos de la guerra comercial que atenaza al Dax

El selectivo alemán cae el 6% desde el inicio de las tensiones, en junio pasado, mientras que el S&P sube el 5,2%

Wall Street y Asia salen
airosos de la guerra
comercial que atenaza al Dax pulsa en la foto

La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca colocó al proteccionismo económico entre los primeros conflictos internacionales y nubarrones señalizados por las firmas de análisis. Las relaciones comerciales con México, Canadá, China y la Unión Europea se pusieron en cuestión de una u otra forma y los mercados empezaron a poner en precio el impacto de la política del America first del magnate.

Algo más de un año ha pasado ya desde los primeros tantanes en forma de aranceles entre Estados Unidos y China. Las dos mayores potencias económicas del mundo se enzarzaron en una batalla de tasas a las exportaciones que arrancó con el acero y el aluminio y que se agravó en el verano de 2018. En junio del año pasado el conflicto escaló un peldaño más y Trump optó por bajarse del comunicado final de la cumbre del G7 en Quebec, amenazando con convertir el conflicto en una crisis diplomática de mayores dimensiones.

Más allá de los aranceles cruzados anunciados entre Washington y Pekín, que hoy por hoy siguen negociándose sin una fecha clara de acuerdo a la vista, la amenaza de Trump a ciertos productos europeos, especialmente a los vehículos, se cobró no pocas víctimas en forma de profit warning. Compañías como BMW, Daimler, General Motors, Audi, Porsche, Valeo y Continental se han visto afectadas, además de otras como el fabricante de iluminación Osram, y se vieron obligadas a reconocer que no cumplirían con las estimaciones de resultados.

Las Bolsas de EE UU han logrado escapar a los empaques de la guerra comercial y se han visto favorecidas por los últimos estertores de la rebaja fiscal de Trump y la ralentización de la normalización monetaria de la Reserva Federal. Así, el S&P 500 se anota un 5,2% desde los niveles alcanzados en junio del año pasado, mientras el Nasdaq suma un 4,3%.

Desde JP Morgan destacan que, aunque en lo que va de año el S&P 500 se revaloriza más de un 17%, “mientras los beneficios parecen abocados a una tendencia bajista y es poco probable que los múltiplos se vayan a ampliar de forma sostenible por encima de sus niveles actuales, las perspectivas a medio plazo para las acciones resultan sombrías”. Por su parte, en la gestora Loomis Sayles descartan una recesión en Estados Unidos y creen que la expansión económica del país “debe continuar hasta el próximo año”.

Más moderado ha sido el comportamiento registrado en las principales Bolsas asiáticas, con el Shanghai Composite cediendo un 0,9% desde junio del año pasado. Las firmas de análisis reconocen que en caso de que las negociaciones entre EE UU y China llegaran a buen puerto las mayores beneficiadas serían las empresas chinas, mitigando así la ralentización de la economía interna del país. El Nikkei 225 japonés cede, por su parte, un 3,1% desde los mismos niveles, mientras que el Kospi surcoreano resta un 11,7%.

El mayor castigo, dejando a un lado algunas de las Bolsas de países emergentes lastradas por el efecto divisa y por capítulos nacionales de inestabilidad económica, como la argentina o la turca, se registra en los mercados europeos. El Dax alemán retrocede un 6% desde los niveles registrados en junio de 2018, dañado por el fuerte peso de las empresas exportadoras. Unas compañías que se han visto lastradas, asimismo, por la ralentización de la economía germana y los efectos de la entrada en vigor de la nueva normativa de emisiones de los coches diésel en Alemania. Con todo, en lo que va de año el selectivo germano gana un 16,6%.

La Bolsa española no escapa tampoco de las caídas y se deja un 4,5% desde junio del año pasado, aunque en este caso los recortes estén más ligados a la inestabilidad política en Italia y la bancarización del selectivo. Tras ellos se sitúan el Euro Stoxx 50, que cede un 0,8% en el periodo, y el Cac francés, que logra sumar un 0,64%.

La automoción europea quiere hacer borrón y cuenta nueva

El sector de la automoción en Europa fue el año pasado uno de los más castigados. Las trabas comerciales por un lado y los cambios normativos por otro pusieron en la picota a toda la industria. El sectorial del Stoxx 600 acumula aún una caída del 12,9% desde junio de 2018.

Una situación de la que trata de sobreponerse. Y es que en lo que va de ejercicio 2019 se revaloriza un 21,4% gracias al tirón de valores como Faurecia o Hella, que se disparan más de un 40%. Ferrari acumula un alza del 39,3% y Michelin sube un 34%.

Los expertos de Robeco descartan que la ralentización de la economía global implique que los inversores deban abandonar la renta variable. Sí aconsejan que cierren “algunas escotillas” en los activos de riesgo, según explica el estratega Peter van der Welle, quien ve en estas salidas una pérdida de posibles ganancias adicionales.

Normas