Diego Fernández Elices (A&G): “Da igual un partido u otro, lo que quieren los inversores es ver una dirección clara”

El director general de inversiones de A&G advierte que los grandes fondos tienen fuera de su radar a la Bolsa española

Diego fernández Elices, director general de inversiones de A&G
Diego fernández Elices, director general de inversiones de A&G

Llegó a A&G en 2006 y, además de socio, es desde finales de 2017 director general de Inversiones de la entidad de banca privada. Desde ese puesto defiende que “ahora más que nunca tenemos que abogar por la gestión activa”.

En el actual contexto, ¿qué recomiendan a sus grandes clientes de banca privada?

Sobre todo paciencia, no seguir al mercado y no tener prisa por invertir. Tenemos menos renta variable, estamos conservadores en renta fija y con posiciones en liquidez. Buscamos activamente estrategias que estén lo menos correlacionadas posible con el mercado y en algunos casos estamos haciendo inversión alternativa o entrando en estrategias de valor relativo. Es decir, intentar participar en las subidas de mercado, más que en las bajadas. Esto suena a Perogrullo, pero ahora más que nunca tenemos que abogar por la gestión activa y hacer estrategias diferentes a comprar un índice y sentarnos a esperar a ver qué pasa.

¿Y qué se puede hacer en renta fija?

El proceso de normalización de los tipos de interés va a ser tremendamente lento y queda mucho tiempo para que veamos los tipos a niveles interesantes para la inversión. A principios de año incorporamos un gestor de renta fija con la idea de que los años que vienen van a ser complicados y necesitas poder hacer cosas diferentes.

¿Cómo interpretan las últimas medidas tomadas por los bancos centrales?

Son una vuelta de tuerca más en esto de la represión financiera. En cuanto al mensaje de tipos bajos para siempre, el señor Draghi insiste en recordar que hay muchas herramientas no convencionales y que todavía queda mucho margen, pero creo que lo que queda por hacer en Europa, si hicieran falta estímulos, tiene que venir por el lado fiscal, no por el monetario.
En cuanto a mercados de renta variable, ¿cuales les resultan más interesantes? Ahora estamos con un posicionamiento bastante neutral. En términos de valoración, vemos más atractivo en Europa. Sin embargo, en un escenario de desaceleración global el mercado va a estar dispuesto a pagar múltiplos mayores por compañías que tengan capacidad de crecer, y estas están más localizadas en Estados Unidos. Y complementado todo con posiciones en emergentes.

¿Qué emergentes prefieren?

De primeras parece que es en Asia dónde está el crecimiento, pero en términos de valoración tanto Latinoamérica como Europa del Este están mucho más atractivas. Preferimos dejarlo en manos de especialistas y asegurarnos que los fondos que compramos hacen realmente gestión activa, no solo compran índices.

¿Y cómo ven España?

Es cuestión de valoración. La sensación es que tenemos una serie de compañías que se han quedado muy atractivas, de hecho, es una de las opciones de riesgo que nos gustan más dentro de Europa. Aunque con matices, ya que por la composición de los índices quizás termines teniendo excesiva exposición al sector financiero y ese es un tema a vigilar.

"Para subir, la Bolsa española necesita que ciertas opciones políticas no se perciban como muy extremistas”

Ante las elecciones generales en España, ¿cree que los inversores internacionales perciben algún tipo de riesgo?

En realidad lo que ocurre es que los inversores internacionales han sacado a España de su radar en la parte cotizada. Es curioso pero vemos como grandísimos fondos de inversión han venido a nuestro país a comprar en el mercado inmobiliario como si no hubiera un mañana, sin embargo en la parte de renta variable aún hay muy poca participación de inversor extranjero. La sensación es que no entienden exactamente lo que está pasando. Además, encuentran muchos de los argumentos atractivos de la renta variable española en determinados países emergentes.
Será bueno despejar determinadas dudas y tener más visibilidad de hacia dónde va la economía y los programas. Da igual un partido u otro, lo que genera dudas es que se apliquen reformas estructurales que luego se revierten y más tarde se vuelven a implementar en otro sentido. Lo que quieren los inversores es una dirección clara en las reformas estructurales.

¿Cree que los cambios políticos han mermado la confianza hacia nuestra economía?

La confianza en nuestra economía ya no era excesivamente alta. Lo que necesita la Bolsa española para subir es ver que no se perciben como demasiado extremistas ciertas opciones políticas. Al mercado le preocupan los extremos. Hace falta un Gobierno estable para ver qué medidas implementan y constatar que al final los programas económicos son razonables.

¿Qué riesgos geopolíticos ve en el horizonte?

Llevamos todo el año hablando de los mismos tres o cuatro riesgos geopolíticos: guerra comercial, Brexit o Italia, pero lo que no parece que vaya a desaparecer son los populismos, de derechas o de izquierdas. Están aquí para quedarse. En los últimos años el capital ha estado mejor remunerado que el factor trabajo y eso ha generado un descontento generalizado que irá surgiendo de distintas maneras, como hemos visto últimamente.

Normas