Distribución

Commerzbank vende su deuda en Dia y da entrada a varios ‘hedge funds’

Se desprende de sus 70 millones de pasivo con un fuerte descuento. Abre la puerta

a que más bancos abandonen el sindicato

Commerzbank vende su deuda en Dia y da entrada a varios ‘hedge funds’

Cambio de calado entre los acreedores de Dia. Apenas cinco días antes de que termine el plazo de la opa de Fridman y de que expire el margen que se dieron los bancos para alcanzar un acuerdo con el inversor ruso, algunas entidades huyen de la cadena de supermercados. Commerzbank ha vendido su pasivo y ha dado entrada a varios hedge funds en el sindicato de acreedores de la cadena de supermercados, según indican fuentes financieras a CincoDías.

El banco alemán contaba con en torno a 70 millones de los 912 millones que la empresa tiene en total en créditos con la banca. Estas mismas fuentes indican que la entidad ha conseguido vender la deuda pero con un alto descuento, próximo al 50%. Preguntados por esta cuestión, los responsables de Commerzbank en España no quisieron atender a este periódico.

La venta de Commerzban abre una nueva dimensión en la operación de rescate de Dia. A los ahora 12 bancos acreedores –Santander, BBVA, JP Morgan, Barclays, BNP Paribas, Société Générale, ING, CaixaBank, Bankia, Deutsche Bank, Mediobanca y Bank of Tokyo-Mitsubishi– se les unen otros fondos oportunistas que se suman al sindicato. De acuerdo al contrato rubricado, cualquier acuerdo de refinanciación debe contar con el visto bueno de todos los acreedores.

Precisamente ahora los bancos –representados por Houlihan Lokey y PJT Partners– negocian contra reloj con Fridman una solución a la situación de fondos propios negativos en la que se encuentra inmersa Dia. Los bancos apoyaban la ampliación de capital de 600 millones que proponía el consejo, pero la junta de accionistas la rechazó y apoyó en su lugar la de 500 millones del inversor ruso, condicionada al éxito de la opa.

En esencia, la banca ha accedido a la mayoría de las condiciones que les pedía Fridman. Refinanciar toda la deuda y suprimir los covenants hasta 2023, así como renunciar a repagar de forma inminente 247 millones de deuda (100 de las ventas de Clarel y Max Descuento y 147 de la propia ampliación), como había prometido el consejo. A cambio, el principal accionista de Dia ha accedido a ofrecer garantías adicionales con una serie de tiendas.

El principal caballo de batalla ahora está en las líneas de liquidez para proveedores. Letterone, el brazo inversor de Fridman, reclama que los bancos las aumenten hasta 380 millones desde los 176 millones iniciales.

Los bancos y los fondos acreedores de Dia negocian contra reloj. La compañía tiene hasta el 20 de mayo para restituir el equilibrio patrimonial. En caso contrario, entrará en preconcurso de acreedores durante cuatro meses antes de llegar a la liquidación. Pero antes, Letterone debe alcanzar una aceptación de, al menos, el 50% para que su opa salga adelante. En caso contrario, Dia quedaría en una situación complicada.

Los acreedores aún retienen la posibilidad de convertir su deuda en acciones y tomar el control de Dia. Tras el rechazo de la junta a la ampliación de 600 millones, pueden dar por amortizada la deuda, según han amenazado a Fridman en repetidas ocasiones.

Problemas de ‘compliance’ con Fridman

Commerzbank se ha visto forzado a desprenderse de su deuda en Dia por las estrictas reglas de cumplimiento normativo de algunos bancos para negociar con inversores rusos en general y con Mijail Fridman –que tiene varios procedimientos abiertos por el FBI o la UDEF– en particular. En torno a un tercio de los bancos acreedores de Dia cuenta con algún tipo de estas limitaciones, según publicó CincoDías el pasado 4 de marzo. Estas normas no son iguales para todos los bancos y mientras que para algunos la opa de Fridman les obliga a vender, otros son más laxos con las posiciones heredadas.

Normas