Los partidos 'cuidan' más a los jubilados que a los futuros pensionistas

Todos pretenden asegurar el poder adquisitivo de las pensiones pero son más genéricos en sus ideas para sanear y mantener el sistema

Pensionistas protestando por la revalorización de las prestaciones.
Pensionistas protestando por la revalorización de las prestaciones.

El volumen de trabajadores en activo que pagan los más de nueve millones pensiones del sistema de reparto español son el doble que los pensionistas. Sin embargo, los programas electorales para el 28A incluyen propuestas más concretas para los que ya están retirados que para que los activos –y futuros pensionistas–, que serán los más afectados por los números rojos del sistema.

Mientras todas las formaciones proponen que de una forma u otra las pensiones mantengan su poder adquisitivo (ya sea vinculándolas al IPC en el caso del PSOE y Podemos o al IPC y otros indicadores, según el PP) las iniciativas para terminar con el déficit del sistema son mucho más generales, según refleja una comparativa de los programas de los principales partidos nacionales en relación con la Seguridad Social elaborado por Willis Towers Watson.

Solo PP y PSOE abogan por este saneamiento, apostando por una propuesta genérica de reordenar las fuentes de financiación de la Seguridad Social. No precisan, no obstante, como traspasar una parte de los actuales gastos del sistema de pensiones a la caja de los impuestos. Ciudadanos es aún más general al citar que “garantizará la sostenibilidad del sistema en el medio plazo” y Podemos quiere alcanzar esta garantía “revisando” las bonificaciones de cuotas y eliminando los topes máximos de las bases de cotización (sin aclarar si elevaría las pensiones máximas).

Esta falta de concreción acerca de cómo financiar los incrementos del gasto choca también con otras propuestas destinadas a aumentar la nómina de las pensiones como es el aumento de las pensiones mínimas y asistenciales por encima del resto, tal y como proponen los socialistas y la formación morada.

Por el contrario, para los futuros pensionistas hay pocas propuestas de calado. Solo Podemos habla de la edad de jubilación, proponiendo la vuelta a los 65 años (actualmente hay un aumento progresivo de esta edad hasta los 67 años a partir de 2027). Y solo el PP ofrece calcular la pensión de forma progresiva con toda la vida laboral; algo que Podemos deja a la libertad de elección del pensionista.

Por su parte, las únicas referencias a las edades de retiro de los populares y de la formación naranja son para incentivar que los actuales trabajadores sigan en sus puestos después de cumplir la edad de jubilación. El PP incluye una "revisión de los incentivos" para que los ocupados prolongen su vida labora, entre ellos "promover una mayor compatibilidad entre salario y pensión". Esto último es concretado por Ciudadanos con su propuesta de hacer totalmente compatible el cobro del 100% de la pensión con un empleo.

Otra cuestión que marcará la cuantía de las futuras prestaciones y que no está suficientemente concretada por los partidos es qué ofrecen para el actual factor de sostenibilidad que está en suspenso hasta 2023. Este factor pretendía recortes progresivos de las futuras pensiones (del orden del 0,47% anual acumulado) vinculados al aumento de la esperanza de vida. El PP, cuyo anterior Gobierno diseñó este factor, quiere mantenerlo tal y como lo aprobó cuando estaba en el poder; los socialistas quieren "reformarlo con consenso social" y Podemos pretende derogarlo directamente. Ni ciudadanos ni Vox se manifiestan al respecto.

 

 

 

Normas