Infraestructuras

El auditor de Tubos Reunidos, PwC, pone en duda su capacidad para seguir en funcionamiento

Advierte sobre su capacidad de hacer frente, en sus condiciones actuales, a los vencimientos de su deuda

El auditor de Tubos Reunidos, PwC, pone en duda su capacidad para seguir en funcionamiento

Tubos Reunidos ha depositado hoy lunes en la CNMV, su informe de auditoria correspondiente al ejercicio de 2018. En ella su auditor, la sociedad PwC, ha considerado oportuno informar a los accionistas de la sociedad de una importante objeción a la viabilidad futura de la sociedad.

El auditor asegura en su párrafo de énfasis que existe una incertidumbre material relacionada con el concepto de Empresa en funcionamiento. El párrafo en cuestión asegura lo siguiente: "Llamamos la atención sobre las notas 2,2 y 4.1.c de la memoria adjunta en la que se menciona que la dirección del grupo y de la sociedad se encuentra inmersa en un proceso de restructuración de la deuda bancaria existente con el objetivo de adaptar las amortizaciones de deuda futuras a la generación de caja estimada en próximos ejercicios basada en un plan de negocio recientemente aprobado. Las circunstancias actuales de la sociedad y del grupo, así como la estructura y condiciones de la deuda financiera existente a cierre de ejercicio, son indicativas de la existencia de una incertidumbre material que puede generar dudas significativas sobre la capacidad de la sociedad para continuar como empresa en funcionamiento".

La compañía vasca se vio obligada en septiembre del año pasado a iniciar un proceso de renegociación de su deuda bancaria obligada por la imposición de aranceles del 25% que el presidente de Estados Unidos (EE. UU.), Donald Trump, impuso entonces a los productos relacionados con el acero. Tubos Reunidos consigue en ese mercado el 45% de sus ventas totales. 

Este nuevo escenario cambió las perspectivas de negocio de la empresa, inmersa además como estaba en un plan para reducir costes y mejorar su productividad. La estrategia, denominada Transforma 360, busca generar un beneficio bruto de explotación (Ebitda) que sume 45 millones adicionales al balance. Es precisamente este plan de reestructuración sobre el que PwC manifiesta ahora en la auditoría sus reservas

Normas