Ikea liquida una deuda de 62 millones con Hacienda por el IVA, sociedades, e IRPF de 2010 a 2014

Discrepan por el tratamiento fiscal de la relación entre la matriz y sus filiales

Centro comercial de Ikea en Madrid.
Centro comercial de Ikea en Madrid.

El conflicto que desde hace años han mantenido la filial ibérica de Ikea y Hacienda se ha saldado con la liquidación de una deuda de 62,2 millones. La Agencia Tributaria (AEAT) levantó, el 18 de junio del año pasado, actas por el impuesto de sociedades, IVA y retenciones a cuenta de rendimientos del trabajo, profesional y no residentes, correspondientes al periodo 2010 y 2014, tal y como consta en las cuentas anuales de Ikea Ibérica, sociedad con la que el grupo de distribución sueco opera en España.

Como explica la compañía en su memoria, esta firmó las actas en disconformidad y, menos de un mes después procedió a interponer un recurso ante el Tribunal Económico Administrativo Central. En paralelo procedió al pago de la deuda reclamada por la AEAT: 51,7 millones de euros en concepto de cuotas no pagadas, y 10,5 millones por intereses de demora relativas al impuesto sobre sociedades. También el 16 de julio, la Agencia Tributaria notificó la apertura de un expediente sancionador. Ante ello, el 3 de agosto Ikea interpuso alegaciones ante la Delegación de Grandes Contribuyentes de la AEAT. A fecha de la firma de las cuentas, no había decisiones definitivas al respecto

En la memoria del ejercicio anterior, el finalizado el 31 de agosto de 2017, la empresa había informado de la propuesta de sanción realizada por Hacienda en octubre de ese año. Esta era entonces de 61,1 millones, ligeramente inferior a la notificada en julio de 2018, debido al incremento de los intereses de demora. El conflicto está en la deducibilidad de los servicios que prestan las sociedades filiales de Ikea Ibérica, además del deterioro de sus activos.

Este no es el único enfrentamiento que la compañía ha tenido por cuestiones fiscales.
En las cuentas del último ejercicio, la empresa recuerda que la Audiencia Nacional aún debía pronunciarse sobre el recurso que Ikea interpuso a un acta de Hacienda relativo al pago de Sociedades en el ejercicio 2007, que conllevó una liquidación de 13,9 millones. Esta formaba parte de un proceso en el que la Agencia Tributaria levantó actas de los ejercicios 2007, 2008 y 2009. Los tribunales dieron la razón a Ikea en esos dos últimos años... y también en 2007.

La Audiencia Nacional se pronunció el pasado 6 de marzo, y admitió parcialmente los argumentos de la compañía, anulando el acta recurrido. El conflicto radicaba en la valoración de los precios a los que una de las filiales de Ikea Ibérica, Ikea Distribution Services, vendía bienes a otras filiales. Ante esta sentencia puede interponerse recurso de casación.

La empresa tenía provisionados 31 millones ante estos procesos a 31 de agosto de 2018, y calculaba que recuperaría 20 por resoluciones favorables.

Por otra parte, las cuentas anuales de Ikea reflejan cómo la compañía obtuvo un beneficio neto de 81,4 millones en el ejercicio cerrado en agosto de 2018, un 12% menos respecto al año anterior.
Para el ejercicio en curso aspira a mejorar las ventas un 5%, hasta 1.473 millones, y alcanzar los 5.000 puntos de recogida de compras online.

Normas
Entra en El País para participar