Tecnología

Apple y Qualcomm sellan la paz y resuelven una demanda millonaria

Ambas cierran un contrato por seis años para que el fabricante del iPhone pueda usar los procesadores de su socio

Un logo de Apple en una tienda de la marca.
Un logo de Apple en una tienda de la marca. REUTERS

Los gigantes tecnológicos Apple y Qualcomm ponen fin a su vieja disputa legal. Las dos compañías anunciaron este martes que han alcanzado un pacto por el que abandonan todas las demandas por patentes que tenían en curso, poniendo fin a una larga batalla en los tribunales de tres continentes con miles de millones de dólares en juego. Las reclamaciones por pago de licencias superaban los 7.000 millones.

El acuerdo sorpresa, que ha llegado justo cuando acababa de comenzar un juicio en un tribunal de San Diego (California) que enfrentaba de nuevo a ambas compañías, incluye un pago de Apple al fabricante de chips por una cuantía que no fue desvelada. También acordaron un nuevo contrato de licencia de patentes global por seis años para el uso de los chips de Qualcomm en los dispositivos móviles de Apple. Este acuerdo, vigente a partir del 1 de abril de 2019, incluye una opción de extensión de dos años.

Esto supone que es más que probable que Apple vuelva a utilizar los chips modem de Qualcomm en sus próximos modelos de iPhone. Los móviles de Apple venían funcionando con los procesadores de este fabricante de chips hasta que en 2016 la empresa que capitanea Tim Cook decidiera utilizar los chips de Intel en algunos modelos, después de acusar a Qualcomm de utilizar prácticas ilegales para preservar su posición dominante en el mercado de los procesadores que conectan los terminales móviles con las redes inalámbricas. Según Apple, su socio abusaba de su posición para imponerle unos cobros excesivos por el uso de su tecnología. Qualcomm, por su parte, reclamaba el pago acordado por el uso de sus chips en los iPhone durante 2016, que Apple no retuvo.

El pacto extrajudicial provocó que las acciones de Qualcomm, que tiene una amplia cartera de patentes en tecnologías clave utilizadas en los dispositivos móviles, se dispararan un 23% en Wall Street, algo que llevó a esta compañía a recuperar de golpe unos 16.000 millones de dólares de valor en Bolsa, cerrando la sesión con una capitalización de 85.000 millones. Por su parte, los títulos de Apple quedaron planos, un indicativo de que los inversores ven a Qualcomm como la gran beneficiada.

Pese a que esto pueda ser así, Apple y Qualcomm han resuelto su enfrentamiento en un momento clave: las operadoras se preparan para el despliegue de las redes 5G y la llegada al mercado de los móviles con esta tecnología será inminente. El pacto, que parecía imposible, deja claro que ambas compañías se necesitan. Apple sigue siendo el segundo mayor fabricante de móviles del mundo, un cliente difícil de renunciar para Qualcomm, y este sigue apareciendo en todas las quinielas como el proveedor de chips para 5G mejor posicionado en el mercado.

Las preguntas que surgen ahora son dos: ¿Qué pasará con Intel? Será esta empresa la verdadera víctima del acuerdo. Hay que recordar que Apple estuvo negociando con esta compañía el suministro de módems 5G, pero el retraso de este fabricante de chips con esa tecnología impediría la llegada de un iPhone 5G hasta 2020 como pronto. La otra interrogante es si Apple comenzará a desarrollar sus propios chips de radio para no depender de Qualcomm pasados los seis años del acuerdo. El tiempo lo dirá.

 

 

Normas