Banca

El dividendo, el fichaje de Orcel y el bonus digital marcan la junta de Santander

La entidad ha pedido permiso para regresar al 'scrip dividend'

Imagen de la junta de accionistas del banco en 2018.
Imagen de la junta de accionistas del banco en 2018.

El Banco Santander celebra hoy en el capital cántabra su junta general de accionistas de 2019, en la que someterá a votación de los inversores (4,1 millones, gracias en parte al reparto de títulos ligado a la cuenta 1, 2, 3) las cuentas del año pasado, la política de retribuciones y los nombramientos en la cúpula. La junta está muy marcada, en todo caso, por otros dos elementos: el frustrado fichaje de Andrea Orcel y la política de dividendos.

La entidad propondrá, como ya adelantó en la convocatoria de la junta, elevar el pay-out de un rango de entre el 30% y el 40% a otro de entre el 40% y el 50%. Además, la entidad pedirá permiso a los inversores para pagar parte de este dividendo en acciones, pese a que anteriormente el banco había anunciado que los dividendos a pagar en 2019 serían íntegramente en efectivo.

La entidad argumenta que el scrip dividend tiene una "gran acogida" entre los accionistas.  Un mayor pago en acciones supone para la entidad acumular más reservas que un dividendo en efectivo.Además, cambiará el sistema de abono: los resultados de 2019 darán lugar a dos dividendos en lugar de cuatro.

En paralelo, el frustrado fichaje de Andrea Orcel seguirá coleando, pese a que el banco ha reestructurado la cúpula ya sin el banquero de inversión italiano. El mayor proxy advisor o asesor de voto en juntas de accionistas del mundo, ISS, ha pedido el voto en contra de la política de nombramientos del banco. La entidad critica la operación de Orcel, cuyo fichase se anunció a finales de septiembre para verse frustrado después al no haberse concretado el bonus que debía cobrar el italiano.

Para ISS, el fracaso en el fichaje es una "falta de diligencia" que puede terminar con Orcel cobrando su indemnización igualmente. Así, propone votar en contra de Bruce Carnegie-Brown como presidente de la comisión de nombramientos y responsable de este proceso.

El banco también someterá a votación la política de retribuciones, que este año incluye un bonus de 30 millones para 250 directivos que está vinculado al desarrollo de iniciativas digitales. Asimismo, durante la junta, el consejo propondrá el nombramiento de Henrique de Castro como consejero independiente para cubrir la vacante dejada por Juan Miguel Villar Mir el pasado 1 de enero.

Normas