Banca

CaixaBank renuncia a llevar a cabo 2.157 despidos forzosos

A cambio de que los sindicatos acepten cambios en las condiciones de trabajo en el banco

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Cortázar.
El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Cortázar.

 La dirección de CaixaBank ha aceptado este jueves renunciar a las salidas forzosas de trabajadores para cubrir las 2.157 bajas que prevé llevar a cabo para reestructurar la plantilla, con la condición de que los sindicatos acepten el resto de cuestiones que están sobre la mesa de negociación.

El sindicato CCOO, con mayoría en el comité de empresa de CaixaBank, ha asegurado que la dirección ha asumido esta petición de los sindicatos en el transcurso de la cuarta reunión del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) impulsado por el banco.

Fuentes de la entidad han indicado a Efe que esta renuncia sólo se materializará si se llega a un acuerdo sobre otros temas pendientes de negociación, como la ampliación de la movilidad de los empleados a escala provincial o la extensión del modelo de oficinas 'Store'.

Pese a valorar este paso, CCOO ha subrayado que es "insuficiente" para llegar a un acuerdo, por lo que ha instado a la entidad bancaria a renunciar también a la movilidad forzosa.

Según esta central sindical, la dirección de CaixaBank mantiene sus propuestas de ampliar las oficinas Store, más grandes y enfocadas al asesoramiento, así como eliminar las subdirecciones y prolongar hasta los 36 meses el tiempo requerido para consolidar un cargo, entre otras medidas.

Ante esta situación, el sindicato ha instado a toda la plantilla y a los otros sindicatos a manifestarse en contra de los traslados forzosos el próximo 24 de abril ante todas las direcciones territoriales y los servicios centrales.

En paralelo, ha pedido a toda la plantilla que conteste una encuesta para conocer su opinión sobre la negociación del ERE, que continuará el 24 de abril con una reunión en Madrid.

Normas