Sanitas supera por primera vez los 200 millones de beneficio bruto

Su consejero delegado pide beneficios fiscales para la contratación de seguros de salud

Iñaki Ereño, consejero delegado del grupo Sanitas.
Iñaki Ereño, consejero delegado del grupo Sanitas.

Sanitas supera la barrera de los 200 millones. La compañía, propiedad de la mutualidad británica Bupa, registró en 2018 un beneficio de explotación en España de 200,5 millones de euros, un 8,7% más que el año anterior. Sus ingresos ascendieron a 2.188,4 millones de euros (+4,3%).

La aseguradora ocupa la segunda posición en la clasificación de los seguros de salud, solo por detrás de SegurCaixa Adeslas (controlada por Mutua Madrileña y CaixaBank). Tiene una cuota del 15,9% en seguros de asistencia sanitaria. Además, tiene cuatro hospitales, 180 clínicas dentales, 18 centros de reproducción asistida y 47 residencias para personas mayores (con 6.250 plazas).

"El año pasado ha sido excelente. Hemos combinado un sólido crecimiento con un profundo proceso de transformación, donde estamos incorporando la digitalización a todos los procesos para mejorar al máximo la satisfacción del paciente", apuntaba Iñaki Ereño, consejero delegado del grupo Sanitas en España.

En el ámbito del seguro de salud, el negocio de Sanitas creció un 5,72%, por encima de la evolución del mercado (5,55%), y con 3,06 millones de clientes. Han sido claves en el desarrollo los acuerdos de distribución con BBVA y con el grupo Santalucía, así como la compra de Néctar Seguros.

También ha contribuido el seguro dental, donde Sanitas cuenta ya con 1,4 millones de asegurados. Para 2025 espera contar con 300 clínicas dentales y tres millones de asegurados. La compañía está invirtiendo 100 millones de euros en el proyecto.

En el negocio hospitalario, el grupo vendió en 2018 la concesión que tenía para explotar el hospital de Torrejón de Ardoz, propiedad de la Comunidad de Madrid. "El negocio concesional necesita mayores garantías jurídicas. En nuestro caso, los ciudadanos estaban muy satisfechos con el servicio, pero este tipo de colaboraciones público-privadas se utilizan por parte de los políticos de forma muy demagógica. Nosotros apenas hemos recuperado lo que invertimos. No creo que salgan más acuerdos de este tipo, sobre todo porque por parte del sector privado no va a haber ningún interés", apunta Ereño.

Otro ámbito en el que Sanitas ha tomado distancias respecto a la Ádministración Pública es el convenio de Muface (la mutualidad de los funcionarios de la Administración central). "Volvimos hace unos años, pero la experiencia fue muy mala. Las condiciones del pliego eran muy pobres. El nuevo pliego lo miraremos con detenimiento, pero veo difícil que volvamos".


Ayudas fiscales

El primer ejecutivo de Sanitas en España también ha pedido que se adopten desgravaciones fiscales por la contratación de seguros de salud. "Es algo que ha propuesto Pablo Casado [candidato del Partido Popular] en su programa. Me parece que sería una medida muy interesante porque una mayor penetración del seguro de salud contribuiría a reducir las listas de espera en la sanidad pública, que son inaceptables", ha explicado.

Uno de los pilares de desarrollo de Sanitas es su transformación digital, con un 8% de las consultas médicas por esta vía, aunque su intención es elevar este porcentaje al 25% a finales de 2020, y también que el 50% de sus clientes sean digitales.

En este ámbito, el gran proyecto es Blua, el seguro de salud digital que ofrece citas inmediatas por videoconsulta en traumatología y ginecología, y un canal de voz que permite al cliente acceder a consultas telefónicas.

También ha explicado el proyecto de hospital digital que se llama Salud Conectada y del que ya se benefician 800 clientes, cuyos indicadores biométricos son monitorizados permanentemente en su domicilio a través de diferentes dispositivos. Hay 120 médicos y 20 enfermeras encargados de hacer el seguimiento de estos pacientes.

Sanitas también cuenta con el proyecto "En casa contigo", una residencia para mayores digital, que ofrece chats o videoconferencias a través de una app a las familias que no quieren llevar a sus mayores a una residencia y prefieren tener cuidadores en casa, a los que estos profesionales pueden asesorar a distancia y acudir en caso necesario.

Normas