Canarias

“Los estereotipos sobre el peligro de hacer negocios en África son cosa del pasado”

El veterano político acaba de asumir la dirección de la entidad y defiende la inversión en el continente. “Quiero mantener el intenso grado de actividad que tiene la institución”, asegura el dirigente socialista

José Segura
José Segura

La carrera política de José Segura Cla­vell (Barcelona, 1944) abarca cinco décadas. Es profesor de Física Aplicada de la Universidad de La Laguna, diputado, exsenador y ex delegado del Gobierno en Canarias, además de alcalde de La Laguna. Desde marzo ha añadido un hito más a esta carrera al acceder a la dirección de la Casa África, una institución que ayudó a crear en 2006, dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, el Gobierno de Canarias, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo y el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, y que trabaja cada día para tejer una red de conocimiento mutuo entre España y África a través de Canarias.

El reto no es pequeño: en África operan 180 empresas canarias, según datos de Proexca. De ellas, 100 están instaladas allí y 80 realizan operaciones comerciales con el continente. La entidad tuvo un presupuesto de 1,87 millones de euros, de los que más del 24% se dedicó a programación de actividades.

Es usted el nuevo director de la Casa de África, ¿cómo afronta su nuevo cargo?

Honrado con la responsabilidad que me ha encomendado el ministro de Asuntos Exteriores. El objetivo pasa por que la institución siga siendo clave para las relaciones de España con el continente africano. Pero ahora, con las nuevas directrices del III Plan África: considerar el continente como oportunidad, no como riesgo. Vengo a una institución fundamental para entender la importancia que en los últimos años ha tomado África para España. Quiero mantener el intenso grado de actividad que tiene. La organización programa entre 200 y 250 actividades al año. Lo increíble es que lo hace con solo 21 personas. Con bajo presupuesto consigue un conocimiento mutuo cada vez mayor entre África y España.

¿Cuál es su agenda para la institución para los próximos años?

África afronta un enorme reto demográfico. En 2050 doblará su población a 2.500 millones de habitantes

Que siga siendo útil al Estado y a la ciudadanía, que más público la conozca y que toda Canarias tenga clara la importancia de que esté ubicada aquí. Yo intentaré poner mi conocimiento, experiencia y contactos al servicio de esta labor tan apasionante de crear redes entre españoles y africanos. Hay temas que conozco y he trabajado como diputado en las Cortes, y que hoy son fundamentales para el progreso de los países africanos: la situación energética, el desarrollo portuario o el cambio climático. Además, tenemos un nuevo plan estratégico y se creará una nueva línea de trabajo alrededor de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible en África. Temas apasionantes de los que tengo muchas ganas de aprender y en los que humildemente espero aportar también.

¿Qué falta para que las empresas canarias trabajen más con un territorio tan próximo?

Supongo que atreverse, siempre con prudencia y el mismo proceso de análisis, estrategia y reflexión que utilizarían en cualquier sitio. Tengo amigos con empresas en Senegal, Cabo Verde o Mauritania, la conectividad con el continente africano facilita mucho las cosas y creo que la idea de Canarias actuando como hub en África, algo que llevamos años oyendo, empieza a ser muy real. Las empresas que se implanten en África deben adaptarse al mercado local, con humildad y mucho trabajo, tener a gente en el terreno y no creer que será pan comido. La mayoría de las empresas canarias son pymes. Deben saber que hay opciones en mercados de tamaños similares a los nuestros. Casa África estará, en lo posible, para facilitarles contactos y pensar con quién conectarles.

¿Qué hace Casa África en ese sentido?

Mucho trabajo de sensibilización y de creación de redes. Me gusta entender la labor de esta institución, en todo lo que hace, como la de un centrocampista en un equipo de fútbol: reparte juego, distribuye. Casa África, por ejemplo, presenta cada año informes económicos al empresariado de toda España, informes que visibilizan el desarrollo anual del continente. Esta documentación traslada al empresario del archipiélago que todos los estereotipos que maneja en su cabeza sobre el peligro de hacer negocios en África, al menos en buena parte de sus países, son cosa del pasado.

¿Qué papel debe jugar la institución en el campo de la cooperación?

Casa África ni es meramente económica ni solo un instrumento de cooperación. Es mucho más versátil, esta es su gran virtud. La cooperación con África, y ahí entran la economía y el papel de la empresa privada, es fundamental para el futuro de africanos, españoles y europeos. África afronta un enorme reto demográfico. En 2050 doblará su población a 2.500 millones de habitantes y una de cada cuatro personas en el mundo será africana. Será la población más joven del planeta mientras nuestra sociedad envejece. Esto exige un esfuerzo ingente de desarrollo. Sin él será imposible garantizar una movilidad ordenada y gestionada con sensibilidad y entendimiento mutuo.

¿Es importante el acercamiento cultural a África para una relación económica más fluida Canarias-África?

Muchísimo. La cultura es un vehículo de conocimiento mutuo. ¿Qué mejor vía para entender África que sus artistas, sus películas, su música, autores o escritores? Además, las industrias culturales generan empleo, economía y conocimiento. La labor de la Casa África en estos años ha sido fundamental. Verdaderamente, se han obrado milagros con muy poco presupuesto. Entre nuestras actividades culturales están las exposiciones de artistas africanos o relacionadas con el continente. Ahora mismo, la artista canaria Yapci Ramos reflexiona sobre su africanidad como canaria a través de su obra.

Normas