Fernando Roig devuelve los 250 millones que pidió a Mercadona para salvar al Villarreal

El presidente del Villarreal y hermano de Juan Roig paga los últimos 100 millones del préstamo de 2012

Fernando y Juan Roig, celebran sobre el césped de el estadio de El Madrigal el ascenso del Villarreal a Primera División en 2013.
Fernando y Juan Roig, celebran sobre el césped de el estadio de El Madrigal el ascenso del Villarreal a Primera División en 2013.

Fernando Roig, presidente del Villarreal Club de Fútbol, poseedor del 9% de las acciones de Mercadona y hermano de su presidente, Juan Roig, ha devuelto la totalidad del préstamo de 250 millones de euros que le concedió la empresa de supermercados en mayo de 2012. En principio, este contaba con un plazo de devolución de 10 años, pero finalmente ha sido reintegrado en menos de seis.

En el último ejercicio Fernando Roig ha acelerado de forma significativa esa devolución, hasta cancelar la deuda. A 31 de diciembre de 2017 aún restaban por devolver 100 millones, cifra que el mandamás y propietario del Villarreal abonó en marzo de 2018, según consta en las cuentas de Inmo-Alameda, cabecera del grupo de supermercados, del último ejercicio.

Fernando Roig recurrió a los fondos de su hermano Juan cuando el club de fútbol consumó su descenso a la Segunda División, algo que trastocó los planes de un equipo que aspiraba, como mínimo, a concluir la competición liguera en posiciones europeas. 

El descenso de categoría suponía una reducción drástica de los ingresos, sobre todo por los procedentes de las televisiones. Además, coincidía con una coyuntura de sequía de financiación bancaria.

Como informó entonces El País, el Villarreal saldó una deuda de 10 millones con Hacienda a los pocos días de confirmar su descenso, y utilizó los fondos para sanear completamente al club. El propio Fernando Roig afirmó: “Voy a poner parte de mi patrimonio para pagar los compromisos que ha adquirido el Villarreal”.

Esto lo hizo a través del mencionado préstamo, con un “tipo de interés de mercado”, y que contaba con la garantía de las acciones del propio dirigente deportivo. A medida que fue amortizando el préstamo, sus acciones le iban siendo devueltas en proporción. 

Se cierra así un operación que, paradójicamente, vuelve a coincidir con una delicada situación deportiva del Villarreal, que se encuentra a solo un punto del descenso tras haber cambiado dos veces de entrenador. Fernando Roig ya sabe que puede contar con el colchón familiar si la situación empeora.

Normas