Ciberseguridad

Kaspersky abre en Madrid un centro de transparencia tras el veto de EE UU a la compañía

En línea con el abierto en Zúrich en 2018, el objetivo es que sirva para afianzar la confianza de las empresas y los Gobiernos en la compañía

Eugene Kaspersky, presidente y CEO de Kaspersky Lab,
Eugene Kaspersky, presidente y CEO de Kaspersky Lab,

La empresa de ciberseguridad Kaspersky continúa trabajando para eliminar cualquier duda sobre la compañía y sus supuestos lazos con la inteligencia rusa después de que en 2017 el Departamento de Seguridad Nacional de EE UU prohibiera a las agencias gubernamentales utilizar su software por temor a que el gobierno ruso pueda utilizarlo para espiar.

La compañía ha anunciado este martes que abre un nuevo centro de transparencia en Madrid, que junto con el que inauguró en 2018 en Zúrich, servirá como instalación de confianza para que partners de la empresa y gobiernos interesados puedan analizar el código fuente de sus productos. De igual modo, el centro funcionará como punto de información para quien quiera conocer más en detalle las prácticas de procesamiento de datos de ingeniería de Kaspersky Lab. El centro de Madrid, que estará situado en Pozuelo de Alarcón, donde la compañía tiene sus oficinas en España, abrirá sus puertas el próximo junio.

Según la multinacional, los planes de abrir nuevos centros de transparencia en Asia y Norteamérica, anunciados para 2020, siguen adelante.

Kaspersky ha hecho público también el resultado de una evaluación legal voluntaria, realizada por el experto en derecho ruso e internacional, Kaj Hober, profesor de la Universidad de Uppsala en Suecia, en el que ha analizado tres leyes rusas relacionadas con el procesamiento y almacenamiento de datos, las cuales al ser Kaspersky Lab una empresa con sede en Rusia, está obligada a cumplir. Según el estudio, la compañía "no está sujeta a las obligaciones definidas por estas leyes debido principalmente a la naturaleza de sus actividades".

"Entendemos que, en el contexto geopolítico actual, donde los países han desarrollado legislaciones muy diversas sobre procesamiento de datos, algunos de nuestros partners y clientes necesitan disponer de toda la información posible para poder realizar la mejor elección de productos y servicios de ciberseguridad", señaló en un comunicado Anton Shingarev, vicepresidente de Asuntos Públicos de la multinacional rusa. 

Entre las acciones llevadas a cabo por la compañía desde la crisis de confianza que empezó en la recta final de 2017, ha reubicado la infraestructura de procesamiento y almacenamiento de datos de sus usuarios desde Rusia a Suiza. Igualmente, trabaja con una de las firmas de servicios profesionales de las Big Four en una auditoría sobre las prácticas de ingeniería de la compañía relacionadas con el desarrollo y lanzamiento de sus bases antivirus. 

Normas