Hasta 3.600 euros de ahorro fiscal por aportar al plan de pensiones

Los productos para crear un capital complementario para la jubilación tienen importantes atractivos fiscales

Una mujer pasa delante de una sucursal bancaria en la que se ofertan planes de pensiones.
Una mujer pasa delante de una sucursal bancaria en la que se ofertan planes de pensiones.

Los productos financieros de ahorro para la jubilación son una buena forma de ajustar la factura fiscal. Los planes de pensiones, los planes de previsión asegurados (PPA) o los planes individuales de ahorro sistemático (PIAS) tienen interesantes ventajas tributarias. En el caso de estos dos primeros productos, las aportaciones rebajan directamente la base imponible del Impuesto sobre la Renta, hasta un límite máximo anual de 8.000 euros.

Así, alguien con un sueldo de 50.000 euros, si aportara al máximo a un plan privado, solo tendría que tributar por 42.000 euros. El ahorro fiscal dependerá del tipo marginal pero, en el caso de sueldos altos –con un tipo marginal del 45%– y aportación máxima, puede llegar a 3.600 euros.

Estos beneficios los tienen tanto los planes de pensiones individuales y de empresa, como los PPA. Las aportaciones en favor del cónyuge también permiten una reducción adicional, por un máximo de 2.500 euros, siempre que la pareja no gane más de 8.000 euros al año. Eso sí, el ahorrador debe tener presente que cuando rescate el plan (en el momento de la jubilación), deberá tributar como un rendimiento del trabajo, gravado al tipo marginal.


Pólizas de ahorro

Aunque una persona llegue al tope de aportación a un plan de pensiones o a un PPA puede encontrar otros productos aseguradores que tienen ventajas fiscales. Es el caso de los PIAS. Este tipo de seguro de vida-ahorro permite hacer aportaciones máximas hasta 8.000 euros. En este caso, en lugar de haber desgravaciones en las aportaciones, la ventaja fiscal surge al recuperar el dinero. Si la inversión ha durado más de cinco años, los rendimientos obtenidos por este vehículo no tributarán, siempre que se rescaten en forma de renta vitalicia.


Planes Ahorro 5

Los seguros individuales de ahorro a largo plazo (Sialp), también conocidos como Planes Ahorro 5, permiten destinar cada año hasta 5.000 euros y, si se mantiene la inversión durante cinco ejercicios, los rendimientos no tendrán que pagar impuestos. La aseguradora que lo comercializa tiene que garantizar la recuperación de al menos el 85% del capital ahorrado.

Normas