Crónica bursátil

El Ibex firma su mejor trimestre en dos años: sube un 8,2%

El selectivo sube un 0,7% en una sesión marcada por el rechazo del parlamento a los planes de May

Panel de la Bolsa de Madrid
Panel de la Bolsa de Madrid EFE

Una última sesión de mes y trimestre intensa. La reanudación de las negociaciones comerciales entre EE UU y China y la tercera votación del parlamento británico al plan de la primera ministra Theresa May se convirtieron en las principales referencias de la jornada. La Cámara de los Comunes reiteró su rechazo a los planes de la premier, un resultado que sirvió de freno a las subidas en Bolsa. El Ibex 35 concluyó la sesión con un avance del 0,72%, hasta los 9.240 puntos, a cierta distancia de los 9.492 que llegó a registrar el pasado 19 de marzo. A partir de ese día la corrección se abrió paso en los mercados.

La toma de beneficios en las dos últimas semanas del mes han moderado las subidas trimestrales. Después de cerrar enero como el mejor inicio de año desde 2011 (el Ibex se anotó un 6%) y de sumar un 2,44% en febrero, en marzo la Bolsa española se deja un 0,4%. Con esta caídas las ganancias trimestrales, aunque positivas, se limitan al 8,2%, las mayores desde hace justo dos años. En el primer trimestre de 2017, el Ibex 35 avanzó un 11,88%. Las subidas registradas por la Bolsa española en los tres primeros del año llevan al Ibex a agotar el potencial que le concedían las firmas de análisis para el conjunto de 2019. Para los próximos meses la cautela es la corriente imperante entre gestores y analistas.

IBEX 35 9.174,60 0,66%
EUR x USD 1,1206 0,233%
GBP x USD 1,2711 -0,008%

Las subidas trimestrales de la Bolsa española se sitúan a la cola de los principales índices europeos a excepción del FTSE británico que avanza un 8,19%. En el mismo periodo el Dax alemán se anota un 9,16%; el Cac francés, un 13,1% y el Mib italiano, un 16,17%. Superiores son las subidas en Wall Street. El Dow Jones repunta un 11,2%; el S&P 500, un 13% y el Nasdaq, un 16,5%. Aunque las subidas del índice tecnológico son las mayores, es el S&P 500 el que logra el mejor desempeño desde el tercer trimestre de 2009. Por su parte, el Dow Jones y el Nasdaq logran los mejores resultados desde 2012.

El optimismo que imperaba en el inicio de año se ha ido diluyendo. La debilidad de los últimos datos macroeconómicos sumados a la moderación del mensaje de los bancos centrales y la revisión a la baja de las estimaciones de crecimiento e inflación para los próximos años han reactivado los fantasmas de recesión.

Si a comienzos de año la flexibilidad mostrada por el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, era celebrada por los inversores, apenas tres meses después el exceso de cautela del banco central de EE UU ha aflorado el nerviosismo. En la cita del pasado 20 de marzo, los miembros del Comité Abierto de la Fed (FOMC) recortaron de manera drástica sus expectativas de tipos para los próximos tres años. En diciembre auguraban dos alzas de las tasas en 2019 y ahora prevén que permanezcan sin cambios en los niveles del 2,25-2,5% en los próximos nueve meses.

La misma moderación que se aprecia en EE UU se traslada a la zona euro. La desaceleración de la economía alemana (en el cuarto trimestre se estancó y los datos de producción industrial de marzo son los peores desde 2012) llevó al BCE a retrasar la subida de tipos a finales de 2019. Algunas firmas de análisis se muestran mucho más pesimistas y retrasan a 2020 la subida de los tipos e incluso otras como la agencia Fitch afirman que el BCE reanudará el programa de compra de deuda.

Son solo especulaciones, pero lo cierto es que el mercado empieza a prepararse para un entorno de tipos bajos durante un largo periodo de tiempo. El BCE consciente de los problemas que genera esta situación a las entidades está estudiando ayudas al sector y entre ellas destaca la modificación de la tasa de depósito. Es decir, prevé aminorar la carga que deben pagar las entidades por dejar el exceso de liquidez en la hucha del BCE. A esto se suma la inyección de liquidez a largo plazo anunciada el pasado 7 de marzo.

La moderación de los bancos centrales unida a las dudas que se ciernen sobre el crecimiento económica llevó a los inversores a apostar buscar refugio en la deuda, algo que se ha traducido en una caída de las rentabilidades. Los rendimientos de la deuda alemana a 10 años vuelven a terreno negativo. El bund concluye en el trimestre en el -0,07%, niveles de 2016 y lejos del 0,242 con que comenzó el año. La deuda española con vencimiento en 2029 baja hasta el 1,09% desde el 1,4% que registraba a cierre de 2018. Aunque este movimiento es significativo, más destacado aún es la inversión de la curva de tipos de EE UU. La semana pasada, la deuda a tres meses pasó a pagar más que los títulos a 10 años, una situación que se revirtió en la última sesión del trimestre. Al cierre del 29 de marzo, última sesión hábil, el bono a 10 años cerró en el 2,4% y las letras en el 2,37%.

Los valores más alcistas


Acciona (34,4%) y Siemens Gamesa (33,4%) se convierten en los valores más alcistas del Ibex 35 en el trimestre. Unas subidas que en el caso del fabricante de aerogeneradores recoge la llegada de nuevos contratos y que en lo que a la firma que preside José Manuel Entrecanales obedece a los buenos resultados de 2018 y la promesa de elevar el dividendo. A estas firmas se suma Cellnex (24%), Mediaset (21,2%), Indra (20,2%) y Aena (18,2%).

Solo ocho valores del selectivo escapan a las ganancias, algunos con pérdidas de doble dígito. IAG es la cotizada con peor desempeño (-14,3%) un comportamiento que obedece a las dudas que siguen existiendo respecto al Brexit y las subidas del precio del crudo. Le siguen CaixaBank (-12%) y Sabadell (-11,3%). La entidad que preside Josep Oliu señaló el miércoles que no descarta una fusión con Bankia (cae un 9,8% en el año) a medio plazo. Solo los dos grandes bancos del Ibex, BBVA y Santander, escapan a las caídas con ascensos del 9,9% y 4,3%, respectivamente. Bankinter, por su parte, retrocede un 3,2%.

Por delante quedan unos meses intensos. A las elecciones generales del 28A, se suman los comicios autonómicos, municipales y europeos del 26 de mayo. No obstante, seguirán siendo los acontecimientos internacionales los que marquen el rumbo de los inversores. Reino Unido dispone hasta el 12 de abril como fecha límite para lograr un acuerdo y evitar una salida a las bravas. Todo ello sin perder de vista las negociaciones comerciales. El viernes las autoridades chinas y estadounidenses retomaron las negociaciones. La Casa Blanca calificó de “francas y constructivas” las conversaciones que mantienen ambas potencias. La semana que viene volverán a reunirse con el objetivo de lograr un texto consensuado que firmarán Donald Trump y Xi Jinping.

Normas