Orange España paga a su matriz un dividendo de 590 millones de euros

La filial española pagó una retribución de 600 millones en el ejercicio anterior

Laurent Paillassot, consejero delegado de Orange España.
Laurent Paillassot, consejero delegado de Orange España.

España vuelve a ser uno de los grandes generadores de caja del grupo Orange. La filial española abonó un dividendo en 2018 a su matriz, en este caso a través del holding Orange Participations UK, de 590 millones de euros, según figura en el informe 2018 Registration Document, remitido por el grupo galo a las autoridades bursátiles del país vecino.

En este caso, es el segundo gran dividendo consecutivo abonado por Orange España. Y es que en el ejercicio de 2017 había pagado una retribución a su compañía matriz de 600 millones de euros.

El dividendo fue abonado con cargo a las reservas disponibles de Orange España, que continúa su aportación al grupo galo.

En el informe para los inversores, Orange indica que en 2018, el mercado español fue el segundo en aportación de ingresos para la operadora gala, solo por detrás de Francia, al aportar un 13% del total del volumen de negocio. Además, el mercado español aportó el 22% del crecimiento de los ingresos del grupo.

Así, la compañía que dirige Laurent Paillassot registró unos ingresos de 5.349 millones de euros en 2018, un 2,2% más. El crecimiento vino motivado por el avance del 3,1% de los servicios convergentes gracias a los contenidos y las redes de banda ancha de alta velocidad, así como por el incremento del 7,5% de los ingresos del área mayorista.

El Ebitda ajustado de Orange España aumentó un 8,4% hasta 1.700 millones de euros, mientras que el margen de Ebitda ajustado frente a ingresos se situó en el 31,8%, 1,8 puntos porcentuales más. A su vez, registró un beneficio operativo de 555 millones, en línea con 2017, con una inversión de 1.120 millones, un 0,4% más.

En términos de clientes, España aporta el 8% del total de usuarios de telefonía móvil del grupo, el 21% de los clientes de banda ancha y el 45,7% del total de líneas de fibra óptica de la operadora francesa.

Fibra

En despliegue, España es el primer país del grupo con 13,8 millones de hogares pasados con su fibra, por delante de los 11,8 millones de Francia, su país de origen. La empresa indica que va a continuar con las inversiones en fibra, para cumplir su objetivo de llegar a 16 millones de hogares en 2020.

Con respecto al 4G, Orange contaba en España con 9,8 millones de clientes a final de 2018, con una cobertura del 96,9% de la población. Dentro de sus planes, la empresa prevé lanzar su banco móvil Orange Bank en España a final de año.

La teleco recuerda que desde 2005 se ha expandido por España, especialmente con las compras de Amena, Jazztel, Simyo y la más reciente de República Móvil, a final de 2018.

Previsión de dura competencia

Ebitda. De cara a 2019, el grupo advierte de que el crecimiento de su Ebitda será menor del alcanzado en 2018 en términos comparables, por factores como la dura competencia en Francia y España.

Plantilla. Orange destaca que la filial española contaba con una plantilla media a lo largo de 2018 de 6.695 trabajadores, un 1,9% más. Con la adquisición de República Móviles, incorporó 23 trabajadores con contrato fijo.

Marcas. La compañía defiende su estrategia multimarca para cubrir todos los segmentos a través de Orange, Jazztel, Amena, Simyo y República Móvil. También destaca el lanzamiento de X by Orange en 2018, para competir en el mundo de las pymes.

Normas