Los bancos trabajan para cerrar el rescate de Dia antes de mayo

La disputa está en la amortización de deuda: las entidades piden 250 millones y Fridman exige cero euros

rescate dia
Ana Botín, presidenta de Santander.

Las negociaciones entre los acreedores, Dia y su principal accionista –el fondo Letterone, controlado por Mijail Fridman– arrancan su fase decisiva. Los 912 millones que 12 bancos habían prometido refinanciar hasta marzo de 2023 estaban condicionados a la ampliación de capital que ayer rechazaron los accionistas. Y, aunque se reservan el as de instar el concurso de acreedores, la banca prioriza negociar con el magnate ruso bajo la base del pacto firmado con el consejo y cerrarlo, como muy tarde, el 30 de abril, según fuentes conocedoras de las negociaciones. Según confirman estas a CincoDias, en la tarde de ayer parte de los bancos se reunieron para analizar la situación.

Letterone ya ha puesto negro sobre blanco sus condiciones para los bancos. La ampliación de 500 millones que ha prometido para recapitalizar la compañía está ligada a obtener el plácet de los bancos. Fridman les reclama un margen de cuatro años, hasta 2023, para reflotar la compañía. Pide que en este periodo se le suspendan los ratios de control de deuda, les eximan de amortizar deuda y no suban los intereses.

DIA 0,63 -3,90%

La refinanciación de 912 millones a la que llegó la empresa y la banca el martes allana el camino para un acuerdo con Fridman. Si bien este pacto estaba condicionado a la ampliación de capital derrotada en la junta, recoge muchas de las reclamaciones del inversor ruso. Aplaza todos los vencimientos a 2023 e insta a la empresa a refinanciar los 306 millones en bonos que vencen el próximo año. También le pide un ebitda mínimo de 174 millones en los próximos dos años y que transfiera parte de sus tiendas a una filial que servirá de garantía para los acreedores.

El principal escollo está en la amortización anticipada de una parte de los créditos. La banca pide que Dia repague hasta 247 millones de deuda bancaria con los 100 millones que espera obtener de las ventas de Max Descuento y Clarel, a los que se suman otros 147 millones procedentes de la ampliación de capital. A este montante habría que sumar lo que la compañía obtenga de la venta de 300 tiendas que ha encargado a PwC. Letterone, por su parte, se niega a utilizar ni un euro de la ampliación de capital y de las desinversiones para algo que no sea poner en marcha su plan de negocio para Dia.

El último escollo por salvar es que el inversor ruso les exige un pacto de no agresión (standstill, en la jerga), que deje sin efecto la cláusula de cambio de control que incluía el balón de liquidez de 896 millones firmado el 31 de diciembre, que impida a la banca solicitar el concurso. Esa liquidez estaba condicionada a la ampliación de capital del consejo, pero el hecho de que los bancos no hayan pedido aún el concurso supone al menos un standstill tácito.

Santander, BBVA, JP Morgan y Barclays lideran las negociaciones con Fridman y la empresa en representación de los 12 acreedores bancarios. Un problema añadido está en que el acuerdo debe ser aprobado por unanimidad y los recelos de algunos bancos, así como los impedimentos internos para negociar con inversores rusos, pueden complicar el proceso. La puerta está abierta a que puedan vender esta deuda a un hedge fund o a bancos del sindicato, aunque con descuento.

La acción sube un 2,55% y roza el precio de la opa

Las acciones de Dia cerraron ayer con un subida del 2,55%, hasta los 0,6354. Se quedaron a un 5,4% de los 0,67 euros por acción que ofrece Letterone en su opa. Está lejos, en todo caso, de los cerca de 4 euros a los que cotizaba hace un año. La CNMV aún no ha dado su visto bueno a la propuesta de compra del inversor ruso, y la ampliación de capital, y por lo tanto las negociaciones con los bancos, están a expensas de que la operación triunfe. Dueños de más del 35,5% del capital deben aceptar la opa para que esta salga adelante.

Normas