Cambios en el gestor de la Bolsa

Antonio Zoido deja su cargo como presidente ejecutivo de BME después de 17 años

El actual consejero delegado, Javier Hernani, asume todo el poder en el grupo

BME pulsa en la foto

Nueva etapa en la cúpula de Bolsas y Mercados Españoles (BME) con la retirada de Antonio Zoido, presidente del grupo desde su creación en febrero de 2002, que se mantendrá en un puesto no ejecutivo, y con la toma del control de forma total por parte de Javier Hernani, actual consejero delegado. El gestor de los mercados regulados españoles lo ha comunicado hoy a la CNMV.

"A partir del próximo 25 de abril, tras la junta general de accionistas, Antonio Zoido dejará las funciones ejecutivas que tiene atribuidas y se mantendrá como presidente del consejo de administración de BME, según lo programado desde 2017. Desde esa fecha, Javier Hernani será el primer ejecutivo de la sociedad", explica BME en un comunicado.

Antonio Zoido, con 75 años y nacido en Zafra (Badajoz), se retira así de la primera línea de decisión para dejársela a un hombre de la casa, Javier Hernani, que en 2017 fue ascendido a consejero delegado desde director general, puesto que ejercía desde diciembre de 2012. Zoido seguirá, eso sí, como presidente no ejecutivo de la empresa.

BME 24,82 -1,51%

BME se centrará ahora en cumplir con el plan de negocio que el propio Hernani y la directora financiera del grupo, Marta Bartolomé, anunciaron el pasado 4 de octubre. Sin renunciar a un dividendo anual en el entorno de 1,5 euros por acción y con un crecimiento orgánico que se centrará en sus cuatro áreas de negocio –Mercados, Compensación o Clearing, Registro y Datos–, la compañía realizará con compras de forma inmediata.

El importe que ha reservado para esas adquisiciones, que tienen como objetivo ofrecer servicios a la banca, es de unos 600 millones de euros. La compañía dispone de unos 100 millones en caja  y puede alcanzar hasta 500 adicionales a través de la emisión de bonos. BME afronta así la caída de volumen negociado en renta variable, que en 2018 se situó en 587.479 millones de euros, el mínimo desde los 494.346 millones de euros negociados en 2003.

Competencia

La irrupción de plataformas alternativas de negociación como Turquoise, Bats CXE o Chi-X junto con la nueva normativa Mifid 2 explican el declive del volumen de negociación. Esta competencia se hizo más patente desde abril de 2016, cuando se reforma el sistema de compensación, liquidación y registro de la Bolsa español y se abre la puerta a más más rivales. Las últimas estadísticas correspondientes a febrero revelan, con todo, que BME mantiene una posición hegemónica con una cuota del 67,3%.

Antonio Zoido fue nombrado presidente de la Bolsa de Madrid en diciembre de 1995 y desde entonces se mantuvo en el cargo hasta que llegó a la presidencia de BME. Esto se gestó tras los denominado pactos de Zalacaín: los independientes, encabezados por Manuel Pizarro, pero entre los que también estaban Francisco González, expresidente de BBVA, o César Alierta, expresidente de Telefónica, acordaron con la banca el reparto en la presidencia de la Bolsa de Madrid.

Entre 1991 y 1996, Zoido y Pizarro se alternaron en la presidencia de la Bolsa hasta que Pizarro renunció a la misma tras los numerosos cargos a los que accedió de la mano del PP de Aznar y Rato, como presidente de Ibercaja, de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), de Endesa… Antonio Zoido, por su parte, era el hombre de la banca, tras haber trabajado en el Hispano, posteriormente en el Central Hispano y después absorbido por Santander.

Zoido ha sido el artífice de lo que hoy es BME, una de las empresas más rentables de su sector, y que ha pilotado pese a la creciente competencia del sector, especialmente desde abril de 2016, cuando se produjo la reforma del sistema de compensación, liquidación y registro.También ha tenido que lidiar con un proceso de consolidación del sector, en el que Euronext, con una capitalización de 3.941 millones de euros, ha sido la compañía más activa.

El origen de BME se encuentra en el denominado Protocolo de los Mercados Españoles, firmado el 20 de junio de 2001 por las sociedades que gestionaban los mercados secundarios y sistemas de registro, compensación y liquidación o que representaban a tales sociedades gestoras, en el que se formalizaba la voluntad de constituir una sociedad encargada de la unidad de acción, coordinación y decisión estratégica de los mercados y sistemas españoles. Así, la empresa como tal se constituyó el 15 de febrero de 2012.

El año pasado, el todavía presidente de BME ingresó como retribuciones 1,084 millones de euros en efectivo y previsiblemente se le adjudicarán a largo de este ejercicio 15.846 acciones valoradas en alrededor de 420.000 euros como consecuencia del plan de retribución variable en acciones aprobado en la junta de accionistas de ejercicio 2014. Como derechos acumulados en sistemas de ahorro de largo plazo, principalmente fondos de pensiones, Antonio Zoido acumulaba a cierre del año pasado 2,56 millones de euros.

Salida a Bolsa

El 14 de julio de 2006, BME logra el hito de salir a Bolsa con un precio de referencia de 31 por acción y una capitalización de 2.592 millones de euros. Desde entonces, ha sido una de las empresas más generosas de la Bolsa española, con un dividendo de entre los 1,196 euros por acción que pagó en 2007 a los 2,97247 de 2009.

Con el estreno en su propio mercado, BME arrancó con el proceso de salida de los bancos que hasta entonces habían formado parte de su accionariado. Hasta el debut, el 85,7% de su capital estaba controlado por bancos y sociedades de valores e incluso por el propio Banco de España. Entre sus principales accionistas destacaban Santander (13,24%), BBVA (10,4%), el Banco de España (9,78), La Caixa (5,55%), Caja Madrid (5,07%), BNP Paribas (4,56%), Crédit Agricole (4,11%) y Ahorro Corporación (3,27%).

Las entidades comenzaron a salir de forma ordenada del capital, y el grupo careció de accionista de referencia hasta 2014, cuando el brazo inversor de la familia March, Corporación Financiera Alba, adquirió un 3,053%, un porcentaje que ha ido elevando con sucesivas compras hasta el actual 12,06%.

Normas