Energía

España pierde un nuevo arbitraje por las renovables que le puede costar 291 millones

La corte de arbitraje falla a favor del proceso iniciado por Nextera Energy, propietario de dos plantas termosolares en Extremadura

España pierde un nuevo arbitraje por las renovables que le puede costar 291 millones

España pierde el que puede ser el mayor arbitraje por las renovables fallado hasta ahora. El Ciadi, la corte de arbitraje internacional dependiente del Banco Mundial, ha resuelto a favor de la compañía estadounidense Nextera Energy, que reclama el pago de 291 millones de euros por los daños provocados por el recorte a la rentabilidad de las renovables de 2014, según figura en documentos oficiales de la propia empresa.

La compañía inició un arbitraje contra España en ese mismo año. En liza están las inversiones en dos plantas termosolares en Extremadura con una capacidad de 49,9 megavatios, donde proyectaba invertir más de 600 millones. El grupo estadounidense decidió entonces cerrar su filial en España tras provisionar 263 millones por los cambios legales en el país.

En su página web, el Ciadi ha comunicado que este martes 12 de marzo el tribunal arbitral que lleva el caso ha dictado una decisión sobre la jurisdicció (que fue cuestionada por España sin éxito), sobre la responsabilidad y sobre los pricipios para fijar la cuantía de la indemnización. Por su parte, Nextera Energy ha informado en su página web de que la decisión les resulta favorable.

El tribunal, según el documento de la propia empresa, que ha sido remitido a organismos supervisores, ha respaldado los argumentos de la compañía de que la decisión del Gobierno español "incumpllió la obligación de dar un trato justo y equitativo en la protección de las expectativas empresariales para obtener una rentabilidad según la inversión realizada y el desarrollo de las plantas".

Nextera explica que las reglas para fijar los daños por los que la empresa debe ser compensada se basan en los costes capitalizados de las inversiones realizadas en las plantas sobre la base del coste medio ponderado del capital más una prima de 200 puntos básicos. Con esas reglas, Nextera estima la indemnización a recibir en 291 millones, a lo que pide sumar un interés según la rentabilidad del bono español a 5 años.

Queda ahora pendiente el procedimiento para fijar la cuantía de la indemnización. España, previsiblemente, pedirá que sea menor que esos 291 millones que estima Nextera. En una situación similar se encuentra el arbitraje promovido por RREEF Infrastructure, donde el pasado 30 de noviembre el tribunal dictó que España debe indemnizar al fondo y fijó las reglas para calcular la cuantía.

La compañía prevé que España solicitará la anulación del proceso y que necesitará ganar más pleitos para poder cobrar definitivamente. España se está negando a pagar los cinco laudos condenatorios que acumula y trata de lograr la rectificación o anulación de estos.

Sin contar el de RREEF, pendiente del laudo final, el último arbitraje perdido por España fue el de Athena-Greentech, Goresight y GWM por 39 millones más intereses y gastos ante la Cámara de Comercio de Estocolmo, la misma que falló a favor de NovEnergia (por 53 millones). A esta dos se suman otras tres sentencias en contra de España por parte del Ciadi, el organismo dependiente del Banco Mundial, que falló a favor del fondo Antin (112 millones), el fondo británico Eiser y su filial luxemburguesa (128 millones) y Masdar, fondo del emirato de Abu Dabi (por 64 millones). A expensas de conocer el importe que debe indemnizar a Nextera, España suma sanciones por 396 millones.

Tras el registro de un nuevo proceso ante esta misma corte de arbitraje en diciembre por la compañía danesa European Solar Farms, España suma ya 32 procesos abiertos ante el Ciadi. Es el país que tiene más casos abiertos ante dicho organismo.

Normas