Aerolíneas

IAG gasta 94 millones en igualar a las mujeres con los hombres en las pensiones de British

Adapta el nuevo fondo BAPP a una sentencia en Reino Unido en la que la demandada era Lloyds Bank

Aviones de British Airways en el aeropuerto londinense de Heathrow.
Aviones de British Airways en el aeropuerto londinense de Heathrow.

La mayor referencia del grupo de aerolíneas IAG, la británica British Airways, ha cargado en 2018 al holding con un gasto excepcional de 94 millones de euros relacionado con su plan de pensiones y la obligación de preservar la igualdad de género entre los beneficiarios.

British, que cerró su fondo New Airways Pension Scheme (NAPS) a devengos futuros de prestaciones, y clausuró el British Airways Retirement Plan (BARP) a aportaciones desde el 31 de marzo de 2018, abrió un nuevo instrumento, denonimado British Airways Pension Plan (BAPP), que ha tenido que ser actualizado.

La compañía aérea que dirige Alex Cruz se ha adaptado al fallo del Alto Tribunal de Justicia de Inglaterra y Gales, de 26 de octubre, por el que resolvió el enfrentamiento entre Lloyds Banking Group Pension Trustees Limited, que actuaba como demandante, y Lloyds Bank y otras entidades, en calidad de demandadas. El fiduiciario de tres de los planes de Lloyds preguntaba sobre el derecho de las mujeres partícipes de distintos planes de pensiones a recibir un trato igualitario en las prestaciones de jubilación y cómo aplicarlo.

El Alto Tribunal falló que el trato en relación con las pensiones mínimas garantizadas debe ser idéntico para trabajadores y trabajadoras

La sentencia fijó que el demandante está en la obligación de modificar los planes de pensiones para ofrecer idéntico trato a hombres y mujeres en relación con los beneficios del las Pensiones Mínimas Garantizadas (GMP).

La decisión crea jurisprudencia y afecta a distintos planes de pensiones de British Airways. IAG señala, en documentación desvelada al mercado sobre el ejercicio 2018, que “el incremento estimado en el pasivo, establecido por la NIC 19, como resultado de la decisión del Alto Tribunal ha sido registrado como un gasto excepcional de 94 millones de euros”.

Los cambios relacionados con sus fondos de pensiones motivó una reducción extraordinaria de los pasivos por prestaciones definidas de NAPS, según la NIC 19, por valor de 872 millones. También cayeron los costes en efectivo asociados por acuerdos transitorios en 192 millones en la partida de gastos de personal.

Estas partidas han sido presentadas netas en la cuenta de resultados de 2018, junto con los costes del cierre de BARP, como una partida excepcional de 678 millones de euros, que acarrea un cargo fiscal de 58 millones de euros.

Caso ganado

IAG evitó el pasado ejercicio el pasivo de 13 millones que habría supuesto un aumento adicional por encima del IPC propuesto por los administradores del Airways Pension Schemen (APS), en los pagos de pensiones para el ejercicio que concluyó en marzo de 2014. British presentó recurso “para esclarecer la legitimidad del aumento discrecional”.

En mayo de 2017 los gestores del fondo vieron reconocida su potestad para conceder ese tipo de subidas, pero el fallo reiteró que “estos deben tener en consideración todos los factores relevantes y descartar los factores irrelevantes”.

La aerolínea británica acudió al Tribunal de Apelación y el 5 de julio de 2018 vio estimado el recurso y se retiró la citada competencia a los administradores de APS para introducir una regla relativa a incrementos discrecionales. La decisión ha sido llevada por estos últimos ante el Tribunal Supremo.

Normas