Operaciones

Ferrovial Servicios interesa a Blackstone, KKR y al grupo chino que compró Urbaser

La empresa quiere vender la filial entera pero abre la puerta a trocearla. Goldman Sachs prepara el libro para distribuirlo en marzo

Ferrovial Servicios interesa a Blackstone, KKR y al grupo chino que compró Urbaser

Ferrovial tiene todo listo para iniciar de forma inminente la venta de su división de Servicios. Fichó a Goldman Sachs hace meses para sondear el apetito y elaborar el cuaderno de venta, que comenzará a distribuir a partir de la próxima semana. Pero la expectación que el proceso ya ha despertado entre fondos e inversores industriales ha provocado que varios de ellos se haya acercado al banco fichado por la firma que controlada por la familia Del Pino.

Entre estos interesados están los grandes fondos de capital riesgo internacionales que operan en España. Fuentes financieras mencionan a CincoDías que KKR, Blackstone, PAI, Advent y Carlyle como algunos de los nombres propios que se han interesado por el proceso. El proceso, sin embargo, no ha comenzado de forma oficial.

Entre estos potenciales oferentes destaca PAI, la gestora de fondos de capital riesgo que adquirió a Ferrovial su filial de handling Swissport en 2010 por unos 700 millones de euros. Esta presta servicios a las aerolíneas en los aeropuertos.

La escasez de procesos de esta magnitud en el mercado español tiene efecto de que, a priori, estos sean siempre atractivos para las grandes firmas de capital riesgo, de ahí que presenten a ofertas preliminares por este tipo de activos. Así ocurrió, por ejemplo, en la venta de la Universidad Europea de Madrid que contó con siete pujas en la fase final.

Pero la avidez por este negocio de Ferrovial no solo proviene del capital riesgo, sino de algunos competidores del sector. Uno de ellos es el grupo chino China Tianying (CNTY). Este fue el grupo que en 2016 compró Urbaser a ACS por alrededor de 1.400 millones de euros. Tras el éxito de la operación este grupo planea repetir en el mercado español.

El objetivo de Ferrovial es embolsarse al menos 3.000 millones por esta división, con un valor en libros de 1.700. Aunque el cuaderno de venta que Goldman Sachs empezará a difundir entre los potenciales compradores contempla la venta de esta división como única unidad, y el presidente de la compañía, Rafael del Pino, reconoció que esta es su primera opción ayer en una conferencia con analistas, la puerta sigue abierta a una desinversión por partes.

De entrada, la separación, en caso de que sea necesaria para maximizar el valor, será geográfica. Ferrovial y Goldman Sachs han elaborado para ello tres paquetes: su negocio en Australia, el de Reino Unido y el de España, de donde colgarán las divisiones en el resto de países. Esta filial cuenta con presencia, además de en los tres países mencionados, en Estados Unidos, Canadá, Chile, Polonia, Portugal y Catar. La compañía optará por esta opción en caso de que pueda embolsarse así un precio superior. Y también en caso de que el Brexit complique la venta de la parte del Reino Unido. Con todo, el objetivo es también desprenderse de los negocios ligados a la filial en el país.

Más allá del interés de la propia compañía, otras fuentes involucradas en la operación ven más atractivos en la venta fraccionada. Esgrimen que facilitaría la financiación para el comprador y además facilitaría el papel de algunos eventuales contendientes como CNTY.

Por el momento, Ferrovial anunció el miércoles que ha catalogado toda su sección de servicios como una unidad disponible para la venta. Esto le obligó a actualizar su valor en libros y reconocer unas minusvalías de 774 millones. Fueron las responsables de que la empresa volviese a pérdidas en 2018 y registrara unos números rojos de 447 millones.

Ferrovial Servicios facturó 6.785 millones de euros el año pasado, un 4% menos que en 2017, si bien su resultado bruto de explotación (ebitda) se desplomó un 68%, hasta los 136 millones, debido al impacto del contrato en la ciudad de Birmingham en Reino Unido. En este país el ebitda fue negativo por 163 millones. Excluido este efecto y en términos comparables, el ebitda hubiera sido de 371 millones, un 11,5% inferior. Las ventas de esta filial superan a las del resto de la compañía, que sumaron 5.737 millones en 2018.

La cartera total de Ferrovial Servicios a cierre de 2018 quedó en 19.411 millones, lo que supone un alza del 0,4%, que sube al 3,3% en términos comparables.

Normas