Banca

Ana Botín ganó 11 millones de euros en 2018, un 4% más

Recibió 3,17 millones en concepto de salario fijo y 1,2 millones en aportaciones a su plan de pensiones

Ana Botín ganó 11 millones de euros en 2018, un 4% más

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, percibió una remuneración total de 11,01 millones de euros, durante el pasado año, lo que supone un 4% más que los 10,58 millones de euros que recibió en 2017, según consta en el informe anual de la entidad. Recibió en metálico 6,245 millones, un 10% más, en tanto que el dinero destinado a la hucha para su jubilación se redujo un 54,3%, hasta 1,234 millones. Se da la circunstancia de que fue este año el ejercicio completo en el que Santander gestionó también Banco Popular.

La presidenta ejecutiva cuenta con un fondo acumulado para su jubilación de 46,09 millones de euros. El expresidente de BBVA, Francisco González, ganó más de 5,1 millones de euros en su último año al frente de la entidad. Una cantidad un 11% menor que en 2017. Pero acumula una pensión de casi 80 millones de euros.

El consejero delegado de Santander, José Antonio Álvarez, ganó 9 millones de euros, un 1% más que los 8,89 millones que recibió en el ejercicio precedente. El banco ha construido en su favor una red de 16,63 millones para su jubilación gracias también a la parte consignada en dicha retribución, frente a los 16,15 millones que tenía acumulados el año anterior.

Mientras, Rodrigo Echenique, vicepresidente del consejo, y presidente de España que está a punto de jubilarse, percibió una remuneración de 5,09 millones, un 19% superior a los 4,28 millones obtenidos en 2017. Además, Echenique cuenta con un plan de pensiones de 13,6 millones de euros, aunque su cuantía cae desde los 13,95 millones previos al haber superado la edad de jubilación, lo que permite ir rescatando los fondos. Su nómina aumentó tras ampliar sus responsabilidades al ser nombrado presidente de Banco Popular para liderar la integración y recuperar su músculo comercial.

Los incrementos en la retribución de Botín, Álvarez y Echenique se producen en un año en el que el beneficio del banco aumentó un 18% y el dividendo por acción un 4,5%. Durante el ejercicio de 2018 Santander aplicó un cambio en la remuneración por la cual se han reducido las dotaciones a los planes de pensiones de los consejeros ejecutivos, a la vez que aumenta la remuneración fija y otros conceptos, de manera que esta variación en los componentes de la remuneración es neutra en el total. De esta forma, en el presente ejercicio Ana Botín y el consejero delegado mantendrán el mismo salario anual base, de 3,17 y 2,54 millones, respectivamente.

En 2020 y 2021 podrán aumentar esta retribución fija en un máximo del 5% con respecto al año anterior. Los 17 miembros del consejo de administración (incluidos los consejeros ejecutivos) de Santander, percibieron en total 28,91 millones de euros, lo que supone un 9,4% menos que en 2017.

La alta dirección, por su parte, recibió 60,26 millones de euros en 2018, un 8,1% menos que los 65,58 millones de un año antes. Este descenso se produce con un directivo menos (19 en 2017 frente a 18 en 2018). 

Normas