Resultados

Quabit redujo su beneficio un 53% hasta 6,8 millones por los créditos fiscales

El resultado bruto de explotación (Ebitda) fue negativo, de 25,3 millones de euros

La inmobiliaria Quabit registró un beneficio neto de 6,8 millones de euros en 2018, lo que representa un descenso del 53% en relación con el resultado del ejercicio anterior, por los créditos fiscales activados.

Según informó la compañía, la diferencia se explica en su totalidad porque en 2018 se activaron créditos fiscales por importe de cinco millones, y en 2017 el importe fue de 26 millones.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) fue negativo, de 25,3 millones de euros, con un aumento del 247% sobre el resultado de 2017, debido al efecto extraordinario de la corrección valorativa de suelos y las menores quitas de deuda.

Por su parte, la cifra de negocio neta se disparó un 596%, hasta los 39,7 millones por el inicio de entrega de viviendas (190 en 2018 frente a seis en 2017).

Durante 2018, la compañía presidida por Félix Abánades puso en marcha 13 nuevas promociones con un total de 1.467 viviendas. Con todo, a 31 de diciembre de 2018, la cartera residencial de Quabit estaba compuesta por 55 promociones con 4.031 viviendas en diferentes fases de ejecución, con una facturación prevista de 839 millones.

Además, la inmobiliaria cerró en 2018 adquisiciones de suelo residencial con una edificabilidad de cerca de 125.000 metros cuadrados.

En total, desde que arrancara en 2017 su plan de crecimiento, la compañía ha invertido 186 millones en suelo residencial para levantar casi 4.800 viviendas que, sumado al suelo en cartera incluido en el Plan de Negocio, supone cubrir en un 95% las entregas de vivienda previstas hasta 2021. Tras todas estas operaciones, Quabit consolida su banco de suelo que le permite disponer de 1,1 millones de metros cuadrados edificables donde desarrollar más de 8.500 viviendas.

A 31 de diciembre el valor actual de mercado (GAV) de Quabit se incrementó en un 27% hasta los 506 millones debido al importante esfuerzo inversor que repercute en un mayor valor de la cartera de suelo, y al avance en el Plan de Negocio que se traduce en un mayor valor de las obras en curso.

Por último, la deuda neta se situó en 194 millones al cierre de 2018.

 

 

Normas