Infraestructuras

Ferrovial decide la venta de toda su división de Servicios y provisiona 774 millones por Amey

El grupo aplica el criterio del valor razonable y reconoce el deterioro de la filial británica por sus litigios

El consejero delegado de Ferrovial, Íñigo Meirás, junto al presidente del grupo, Rafael del Pino.
El consejero delegado de Ferrovial, Íñigo Meirás, junto al presidente del grupo, Rafael del Pino.

El grupo Ferrovial ha tomado la decisión de desprenderse de la totalidad de los negocios de servicios para centrarse en la construcción y operación de infraestructuras. La compañía que preside Rafael del Pino abrió en octubre una "revisión estratégica" del área que engloba a filiales como la británica Amey, la española Cespa o la australiana Broadspectrum, tomando ahora el camino de la salida de esa actividad y su reenfoque estratégico. Una decisión que conlleva la valoración de los activos en venta y una dura provisión de 774 millones por la citada Amey.

"El peso de las infraestructuras en la valoración por suma de partes de Ferrovial supera el 80%", argumenta la compañía en un comunicado remitido a la CNMV. En la nota hace alusión a la opinión de "la mayoría de los analistas" en ese sentido. La dirección de la empresa también tiene claro que sus accionistas priman su interés por las infraestructuras.

Servicios queda, por tanto, encuadrada como "disponible para la venta" a 31 de diciembre de 2018, lo que implica su desconsolidación en las cuentas que la compañía tiene previsto presentar mañana. En el mercado se especula con una valoración superior a los 3.000 millones por este negocio, que ha convivido en Ferrovial con los de construcción, gestión de aeropuertos y autopistas.

En cuanto a la provisión por Amey, Ferrovial ha explicado que se ha aplicado el criterio del valor razonable de la empresa, aflorando el voluminoso deterioro tanto por las perspectivas del mercado británico, afectado por las restricciones presupuestarias, como por las disputas contractuales que Amey tiene con distintas administraciones. Entre ellas, destaca el litigio con el ayuntamiento de Birmingham, por el que Ferrovial ya había provisionado 230 millones a lo largo del año pasado.

Una vez realizada la provisión, el valor en libros de Amey baja a 103 millones de euros. La empresa también explica que no habrá deterioros en el resto de la división de Servicios: "De hecho, el valor razonable supera claramente el valor en libros en algunos casos, pero no es posible compensar el deterioro con la potencia plusvalía", zanja Ferrovial.

Normas