El 81% de las grandes empresas incumple los plazos de pago a proveedores

Un 42% paga sus facturas a más de 90 días cuando el límite legal está fijado en 60 días

Antoni Cañete, presidente de la PMCM.
Antoni Cañete, presidente de la PMCM.

Las empresas, y en especial aquellas de gran tamaño, siguen pagando tarde y mal a sus proveedores. Esa es la principal conclusión que se puede extraer del último estudio sobre plazos de pago en España en 2018, que revela que el sector privado pagó sus facturas a una media de 81 días (21 por encima del plazo legal de 60 días) y que el sector público lo hizo a 68 días (38 por encima del límite legal de 30 días). El informe ha sido elaborado por la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMCM), que representa a un millón de empresas y 4,5 millones de asalariados y autónomos, a partir de 700 encuestas y refleja que es la primera vez desde el inicio de la crisis en el que el plazo de pagos repunta en el sector privado. “Si bien la corrección había sido muy leve desde 2010, el aumento de 4 días (de 77 días de media en 2017 a 81 en 2018) supone una mala noticia y pone de relieve la obligatoriedad de que las pymes cuenten obligatoriamente con un régimen sancionador que multe a las grandes empresas que nos les paguen a tiempo”, reconoció Antoni Cañete, presidente de la PMCM, en un encuentro con medios de comunicación.

Como principal novedad respecto a estudios anteriores, el informe incorpora la percepción de las empresas más pequeñas sobre el comportamiento en pagos de las grandes. Solo el 19% de estas últimas cumplen el límite máximo de 60 días para pagar sus facturas, mientras que el 39% lo hace entre 60 y 90 días y un 42% lo hace a más de 90 días. Dicho de otra manera, que el 81% de las grandes empresas incumple los plazos de pago a proveedores en España. Preguntadas por los impagos, el informe detecta un repunte de aquellas empresas que no pagan (un 19% cuando doce meses antes el porcentaje del 14%) y que la ratio medio de impagadoss escala al 2,9% del total, seis décimas más que en 2017. “Eso significa que los márgenes de las empresas se están reduciendo, pese a que seguramente estén vendiendo más. Si el fenómeno de los impagos sigue creciendo habrá nuevas quiebras empresariales”, recalcó visiblemente preocupado Cañete. “Parece que otra vez están intentando conseguir oxígeno volviendo a financiarse a costa de los proveedores”, señaló. De hecho, la encuesta revela que un 63% de las grandes empresas exigen a sus contratistas pagar facturas por encima de los 60 días, algo que expresamente está prohibido por ley.

El presidente de la PMCM se mostró especialmente contrariado por el adelanto electoral y el impacto que va a tener sobre la tramitación de la futura ley de refuerzo de la lucha contra la morosidad, ya que el objetivo era que la norma, que incluía un régimen sancionador contra empresas morosas, viera la luz a finales de marzo. Cañete reveló que, al haberse disuelto las cortes, no dará tiempo a su tramitación ordinaria y que intentará que se apruebe, bien vía real decreto, o que sea tomada en consideración por los partidos políticos para un futuro

Normas