Imperial Brands se lanza a por el cigarrillo electrónico en España

La matriz de Altadis inicia la venta con Myblu para adelantarse a la llegada de Philip Morris

Javier Hernández, director general de Myblu en España.
Javier Hernández, director general de Myblu en España.

Imperial Brands, matriz de Altadis, se lanza a conquistar el mercado español del cigarrillo electrónico con el lanzamiento de su sociedad Myblu. Esta sociedad, que ya está comercializando productos en EE UU, Japón, Reino Unido, Italia y Francia, ya ha realizado una inversión inicial de 805 millones de euros a nivel global y ya ha iniciado la venta de los primeros cigarrillos electrónicos en España, aunque prefiere no aportar datos al respecto. “El objetivo es desarrollar una categoría nueva que ayude a reducir el consumo de nicotina”, ha señalado Javier Hernández, director general de Myblu en España.

Un mercado que genera una cifra de negocio de 19.600 millones de euros en todo el mundo (EE UU, Reino Unido, Italia y Francia concentran el 55% del total) y que en España apenas representa una facturación de 70 millones de euros. “En España solo el 1,3% de la población vapea, mientras que en Reino Unido ese porcentaje sube al 6,2%, en Francia llega al 4,2%, en EE UU al 4,1% y en Italia al 2,6%”. Una apuesta con la que Imperial Brands quiere adelantarse a Altria, la compañía que opera las marcas de Philip Morris en EE UU, que compró en diciembre la marca líder del mercado del vapeo (Juul) por 11.200 millones de euros y que prepara su desembarco en España para finales de este ejercicio. Juul nació en 2017 y en apenas tres años ha logrado generar una facturación cercana a los 900 millones de euros y una cuota de mercado del 70% en EE UU. “Somos la única empresa que estamos comercializando estos dispositivos. Por ahora no tenemos competencia”, recalcó Hernández. La matriz prevé un fuerte crecimiento de las ventas mundiales ligadas al cigarrilo electrónico, con una facturación que llegará a 34.500 millones en 2025.

Myblu ha realizado tres ensayos previos al lanzamiento del producto en España para comprobar si había demanda. La comercialización de los cigarrillos electrónicos y de las recargas se hará exclusivamente a través de estancos en el caso de los puntos de venta físicos, donde el vendedor tendrá que comprobar que no se vende a menores de 18 años, y también se harán a través de internet, siempre y cuando comprador y vendedor estén situados en España. El vendedor tendrá que constatar que es mayor de edad en el momento de la venta y tendrá que acreditar que es mayor en el momento de la recepción de la mercancía.

Normas