La apuesta de Barrick es lógica por un lado y una locura por otros dos

Hacer que Newcrest compre las minas australianas de Newmont aliviaría algo la presión: necesita producción extra y podría valorar una buena oferta

El CEO de Randgold, Mark Bristow
El CEO de Randgold, Mark Bristow REUTERS

El gigante canadiense Barrick está valorando, según The Globe and Mail. una oferta por su rival de EE UU de 16.000 millones de euros Newmont, una fusión que ya se planteó en su momento y que podría generar sinergias. Pero el comprador acaba de adquirir Randgold, el blanco va a comprar Goldcorp y los inversores desconfían de tanta fusión.

Unos cuatro años después de que su acuerdo con Newmont quedara descartado, Barrick anunció en septiembre que se fusionaría con Randgold, trayendo consigo un respetado equipo de gestión. Newmont anunció unos meses después que se juntaría con Goldcorp.

Ninguna ha hecho comentarios. Pero una apuesta así no superaría las ambiciones del presidente de Barrick, John Thornton, exbanquero de Goldman Sachs. Puede que haya generado una brecha de producción con Randgold, pero quiere crecer más. Unirse a Newmont implicaría también sinergias de costes, algo raro en el sector.

Sin embargo, la reputación de la industria todavía se está recuperando de una serie de operaciones nefastas que destruyeron miles de millones. Barrick puede haber sido responsable de una de las peores, con la compra de Equinox en 2011. Puede que los inversores consideren que dos grandes operaciones tan seguidas sean demasiadas.

Dados los términos de su acuerdo con Goldcorp, que implican la entrega de cierto valor a los accionistas de la empresa objetivo, es posible que los accionistas de Newmont sean más favorables a una fusión cn Barrick. Pero los jefes de Newmont aún estarán reviviendo el acuerdo descartado hace cuatro años porque las partes no pudieran ponerse de acuerdo sobre lo básico, como quién dirigiría la compañía. Haría falta una prima significativa, incluso parte en efectivo, sumada a una indemnización por ruptura que ya está en unos llamativos 573 millones de euros,
Hacer que Newcrest compre las minas australianas de Newmont aliviaría algo la presión: necesita producción extra y podría valorar una buena oferta. Pero incluso con la recuperación de los precios del oro, esta fusión podría ser demasiado.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Belén Juárez, es responsabilidad de CincoDías

Normas
Entra en El País para participar