Pedro Sánchez convoca elecciones generales para el próximo 28 de abril

"Sin Presupuestos no se puede gobernar", ha argumentado el presidente, que disolverá las Cortes el 5 de marzo

"Hay derrotas parlamentarias que son victorias sociales", asegura en relación con el rechazo en el Congreso a los Presupuestos

“En ejercicio de las facultades que ostento como presidente de España, y previa deliberación del Consejo de Ministros, he propuesto la disolución de las Cámaras y la convocatoria de elecciones para el día 28 de abril”, ha anunciado este viernes Pedro Sánchez desde La Moncloa, tras una hora de reunión extraordinaria con su Gabinete.

El anuncio, esperado desde que el Congreso de los diputados tumbara el miércoles su proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2019, ha sido realizado en el marco de una intervención institucional con tintes de primer mitin de campaña.

“Habrá que pedir a los españoles que nos den una nueva mayoría parlamentaria que permita sacar adelante las iniciativas sociales que son necesarias”, ha defendido el presidente del Gobierno, aseverando estos comicios son clave porque “el país se juega su futuro” y apostillando, eso sí, que “lo que decidan los españoles bien decidido estará”.

“España no tiene un minuto que perder”, ha declarado Sánchez, que ha aprovechado su declaración para ensalzar los logros de sus ocho meses de Gobierno en tres ejes: la creación de empleo y la búsqueda de un crecimiento económico sostenible; la redistribución de la riqueza que ha propiciado la salida de la crisis y la rehabilitación de la confianza en las instituciones públicas.

“Llámenme clásico, pero sin Presupuestos no se puede gobernar”, ha argumentado Sánchez para justificar el adelanto electoral que propiciará las terceras Elecciones Generales en apenas tres años, después de que los comicios de diciembre de 2015 se saldaran sin formación de Ejecutivo y de que el mandato que Mariano Rajoy lograra en junio de 2016 se vieran truncado con la moción de censura de junio de 2018.

Tras el varapalo parlamentario dado a sus cuentas por parte de Partido Popular, Ciudadanos, Foro Asturias, ERC, PDeCAT y Coalición Canaria, frente a los inferiores apoyos de Podemos y PNV, Sánchez ha defendido que solo había dos opciones “no hacer nada”, y gobernar con los Presupuestos de 2018 que no tienen el cuño social que el PSOE ha impreso a su proyecto, o convocar elecciones y “seguir avanzando”. “Elijo la segunda” opción, ha dicho el presidente. "Hay derrotas parlamentarias que son victorias sociales", ha apostillado.

Sánchez ha afeado la oposición "desleal" de PP y Ciudadanos, criticando que le hayan tachado de “presidente ilegítimo o golpista” cuando ha gobernado al amparo de la Constitución, así como la cerrazón de las formaciones independentistas catalanas, incapaces de renunciar a su petición de un referéndum de autodeterminación en el diálogo abierto por los socialistas para reconducir el conflicto secesionista.

El presidente ha aseverado que sigue dispuesto a impulsar el diálogo como fórmula para desencallar las tensiones en Cataluña pero ha acotado los márgenes de la negociación: "Dentro de la Constitución todo, fuera, nada".

Cuestionado sobre los posibles pactos que se plantea tras las nuevas elecciones, Sánchez ha pedido que primero se deje “hablar a los españoles” pero ha denunciado que formaciones como Ciudadanos le impongan ahora un “cordón sanitario”, negando que vayan a llegar a acuerdos con los socialistas, mientras cierran gobiernos con la ultraderecha, como ha ocurrido en Andalucía.

La decisión de Sánchez implica que las Cortes sean disueltas el próximo 5 de marzo, para cumplir con los 54 días que marca la ley para celebrar los comicios, cuya campaña oficial arrancará en plena Semana Santa, el 12 de abril.

"Hasta entonces, les traslado que el Gobierno va a trabajar hasta el último minutode la legislatura”, ha concluido Sánchez, que ha abandonado la sala de prensa para reunir, esta vez de forma ordinaria, a su Consejo de Ministros. Este hizo balance de la conversión de 193.946 empleos eventuales en fijos; aprobó la exhumación de Franco del Valle de los Caídos; e impulsó una ley educativa que derogaría buena parte de la del PP, un gesto simbólico, pues ni llegará a debatirse en las Cortes. 

Las otras fechas sobre la mesa

El Ejecutivo ya había venido asegurando que en caso de que las cuentas de este año no se aprobaran convocaría elecciones anticipadas este año. Así, a lo largo de esta semana ya se han ido barajando algunas fechas, como el 14 o el 28 de abril, sin descartar la convocatoria del superdomingo electoral para el 26 de mayo. La opción del 28 de abril ganó enteros de manera clara desde el lunes pasado en el núcleo duro del Gobierno y del PSOE en la reunión habitual de maitines en el Palacio de la Moncloa, a pesar de que la primera semana de campaña coincide con la Semana Santa. Aquel día se barajó también la opción del 14 de abril, Domingo de Ramos, pero tras saltar a los medios de comunicación, fue inmediatamente descartada por la cúpula del PSOE.

Aunque el portavoz de la Ejecutiva Federal del PSOE y alcalde de Valladolid, Oscar Puente, ha mostrado públicamente su preferencia por el 14 de abril frente al 28, la cúpula del partido cree que esta fecha, con parte del país iniciando las vacaciones de Semana Santa, puede favorecer la abstención. La efeméride de la proclamación de la II República en 1931 tampoco aconseja apostar por esta fecha en un momento en que el PSOE se dispone a atraer hacia sí al votante de centro.

Otras fechas como el 11 de abril o el 'súperdomingo' electoral del 26 de mayo también son descartadas por fuentes de la dirección del partido, la primera por ser día laborable y la segunda porque horroriza a buena parte de los barones y alcaldes socialistas, que consideran que les privaría de poder hacer campaña en favor de su gestión.

Casado: "El PP está preparado para volver al Gobierno"

PP: El principal líder de la oposición, el presidente del PP, Pablo Casado, ha celebrado la convocatoria anticipada de elecciones criticando, no obstante, el tono político de la intervención de Sánchez.

“El PP está preparado para volver al Gobierno”, ha dicho en una comparecencia ante la prensa prometiendo poner en marcha una “agenda de la libertad” que incluye “bajar todos los impuestos” y suprimir el tributo de Actos Jurídicos Documentados (AJD).

Cs. “Se ha acabado la escapada de Sánchez”, dijo Albert Rivera, aseverando que “es la hora de España” y reclamando un Gobierno “liberal constitucionalista”.

Podemos. La número dos de Podemos, Irene Montero, lamentó el fracaso de los Presupuestos por la carga social que traían pero aseveró que están “preparados para salir a ganar” las elecciones. Montero reinvindicó su partido como “el voto más util” para evitar la llegada de partidos “reaccionarios” al poder.

Nacionalistas. “Sánchez ha convocado elecciones pensando en motivos electorales y no en el interés general”, criticó, a su vez, el portavoz del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano.

Normas