Banca

Siete países de Europa adelantan a España en el desarrollo del banco de pruebas de las fintech

Dinamarca, Holanda, Polonia, Reino Unido, Lituania y Suiza han creado ya su campo de pruebas. Hungría lo tiene en proyecto

España ha perdido su oportunidad para convertirse en uno de los países más innovadores de Europa en materia financiera (uno de los objetivos era liderar el ecosistema fintech en Europa Continental). Esa es al menos la opinión de los expertos consultados por este periódico. El pasado 7 de enero la la Comisión Europea aprobó el plan de acción de las fintech. Dentro de este programa las autoridades supervisoras europeas (ESMA, EBA y EIOPA), sacaron un documento en el que comparaban a nivel europeo las prácticas que se estaban haciendo para la promoción de sandboxes y hubs de innovación.

En este informe España, frente a lo que pretendía hace algo más de un año, no es uno de los países destacados. Varios países europeos ya tenían su propio sandbox, mientras que el Gobierno español sigue dando vueltas a esta iniciativa, pese a que en el último trimestre del pasado año Economía consideraba un proyecto prioritario y esperaba sacarlo adelante antes de fin de año. Pero al final no ha sido así.

Cinco países de la Unión Europea: Dinamarca, Holanda, Polonia, Reino Unido (primero en Europa en contar con el suyo) y Lituania, se han adelantado a España y ya cuentan con sandboxes (banco de pruebas para las fintech) en funcionamiento. Hungría, por su parte, ha iniciado los trámites para abrir su sandbox. Suiza también tiene su banco de pruebas de fintech. También cuentan ya con este arenero de fintech (su traducción del inglés), Singapur, Australia, Hong Kong y Corea del Sur.

Las autoridades europeas recuendan en su documento que España puso en consulta hasta el pasado 7 de spetiembre de 2018 su proyecto para sacar adelante este banco de pruebas de fintech, y que la idea transmitida por el Gobierno era aprobar la ley que regula este proyecto a principios de 2019. Pero parece que el objetivo se ha retradado, según explican fuentes financieras.

Estas mismas fuentes aseguran que la Comisión Europa tiene interés en que los distintos países europeos desarrollen sus propios sandbox, aunque, de momento, no se encuentra en la agenda europea crear un gran banco de pruebas comunitario, objetivo que ha sido reclamado también por varios países, entre ellos España.

El proyecto legislativo para crear un sandbox en el país se inició con el gobierno del PP, pero no aprobó nada, y la iniciativa fue recogida por el PSOE. El proyecto es apoyado incluso por Podemos, según explican fuentes de este partido.

Mientras, el presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), José María Marín Quemada, de hecho, pidió ayer que se apruebe la creación de un sandbox para empresas fintech y advirtió de que el organismo espera ser consultado sobre cualquier cambio normativo.Marín Quemada ha señalado durante unas jornadas sobre fintech organizadas por el organismo que preside que la CNMC se encuentra en un “proceso de reflexión” sobre la adecuación de la regulación existente. Aunque sostiene que la regulación en el sector financiero “debe ser la justa. Una regulación excesiva estorba”, defendió.

El responsable de la CNMC reclamó que los reguladores sean “muy cuidadosos” cada uno en su responsabilidad en este sentido, y ha recordado que la creación del sandbox es, en estos momentos, “muy aconsejable”.

La Asociación Española de Fintech e Insurtech (AEFI) es una de las principales defensoras de la creación del banco de pruebas de estas tecnológicas financieras. Jaime Bofill, socio del despacho Hogan Lovells aseguró recientemente que “el sandbox va a ser un proceso muy competitivo porque los recursos son limitados y prevé que tan solo habrá entre 20 y 30 plazas. Las empresas deberán aportar además de un business plan, innovación y garantías para los consumidores y tendrán que reflejarlo en expedientes que serán evaluados por la Dirección General del Tesoro, además de demostrar su ADN tecnológico”.

Según explica la AEFI el sandbox tendrá un número de plazas limitadas, pero aquellas empresas que superen con éxito el proceso, reducirán a la mitad el plazo de obtención de licencias para operar en España. Dentro de un espacio controlado como es el sandbox, la AEFI explica que se verían directamente afectados, por un lado, las inversiones en el mercado español, en cifras que oscilan los 500 millones de euros a los 1.000 millones, y, por otro, los empleos, llegando a cifras de 4.500 los nuevos empleos creados.

La CNMV, el Banco de España y el Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) serán los encargados de la vigilancia de los proyectos que se incluyan en el sandbox.

El campo de pruebas contará con límites en cuanto a su alcance y volumen de mercado. Economía ha previsto una serie de garantías para proteger a los potenciales usuarios de los nuevos servicios digitales. Así, los participantes en el sandbox deberán contar con “garantías financieras suficientes para cubrir la responsabilidad por los daños y perjuicios en los que pudieran incurrir”, en forma de “seguros, avales bancarios o finanzas”.

 

El cambio cultural digital

La PSD2. Además de la ley del sandbox también quedan por despejar muchas dudas sobre la PSD2 o norma sobre pagos, otro de los puntos destacados de la agenda del Gobierno hace unos meses. Esta normativa supone una auténtica revolución para la banca ya que tendrá que admitir la cesión a un tercero de los datos de un cliente si este así lo desea. Los bancos aún luchan por que las exigencias que les imponen los reguladores a ellos, se apliquen también a estos nuevos actores financieros como las big tech (Google, Amazon, Facebook, …).

Declaración de Economía. “Necesitamos un cambio de cultura digital y un entorno de pruebas controlado que, sin duda ayudaría a aligerar la carga burocrática y, también, a proporcionar seguridad jurídica a las fintech. Uno de los primeros obstáculos a los que se enfrentan es, precisamente, el complejo sistema burocrático y si somos capaces de avanzar, estamos seguros que se multiplicará el universo fintech e insurtech”, declaró a mediados de diciembre la secretaria de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Ana de la Cueva.

Normas