Industria

Berlín y París piden reformar el derecho europeo de competencia tras el no a Siemens-Alstom

La Comisión Europea tumba el proyecto de unión de los negocios

Trabajadores de Alstom en una planta en Francia.
Trabajadores de Alstom en una planta en Francia. REUTERS

El titular de Economía alemán, Peter Altmaier, se pronunció hoy a favor de reformar el derecho europeo tras la decisión de la Comisión Europea de prohibir la fusión de la compañía alemana Siemens y la francesa Alstom. El ministro señaló que Alemania elaborará con Francia una iniciativa que contribuya a "un ajuste del derecho europeo en materia de competencia" acorde a los tiempos "para que en un futuro las fusiones sean posibles".

La decisión de la Comisión, que dijo respetar, "demuestra la importancia de una política europea relativa a la industria"", agregó. En ese sentido, advirtió de que en un contexto de competencia global con China y Estados Unidos es importante que puedan surgir grandes consorcios europeos capaces de competir.

En la misma línea se expresó en una rueda de prensa ordinaria el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, quien subrayó que lograr un mercado de trenes de alta velocidad competitivo es una "importante cuestión política para Alemania y toda Europa". Agregó que el Ejecutivo "toma nota con pesar" de la decisión de la Comisión, al tiempo que expresó su esperanza de una modernización de la legislación europea que regula los aspectos de la competencia.

El veto ya había sido duramente criticado antes de ser oficial por el ministro galo de Finanzas, Bruno Le Maire: "Esta decisión impide que Alstom y Siemens tengan el mismo peso que su competidor chino", subrayó el ministro francés, que durante las últimas semanas había hecho presión para evitar un pronunciamiento contrario a la fusión de la Comisión Europea, que todavía no se ha pronunciado oficialmente sobre la operación.

Para Le Maire, el rechazo es "un error político" porque "el papel de la Comisión es defender los intereses económicos de Europa". El  ministro añadió quedijo que ahora hay que mirar al futuro y cambiar las reglas por las que se rigen las autoridades europeas de la competencia porque "son obsoletas e inadaptadas para el siglo XXI".

Prohibición de Vestagher

La Comisión Europea hizo oficial la esperada prohibición a mediodía, por considerar que dañará la competencia en los mercados de trenes de alta velocidad y sistemas de señalización. El Ejecutivo comunitario argumentó en un comunicado que las soluciones ofrecidas por las compañías para abordar estas preocupaciones, que consisten en la transferencia o cesión de algunos activos en estas áreas de negocio, no son suficientes.

"Sin compromisos suficientes, esta fusión habría resultado en precios más altos para los sistemas de señalización que mantienen seguros a los pasajeros y para las siguientes generaciones de trenes de alta velocidad. La Comisión ha prohibido la fusión porque las compañías no deseaban abordar nuestras serias preocupaciones", dijo la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager.

La investigación puesta en marcha por la Comisión en julio de 2018 reveló que el grupo resultante de la fusión de dos de los principales proveedores del sector ferroviario se habría convertido en líder en el mercado de sistemas de señalización para varias grandes líneas de tren así como de metro. Asimismo, habría adquirido una posición "dominante" en el mercado de materiales rodados para trenes de alta velocidad, copando una gran parte del mercado tanto en Europa como en el resto del mundo a excepción de Corea del Sur, Japón y China, que no están abiertos a la competencia.

La investigación comunitaria también tuvo en cuenta la competencia en el mercado global y especialmente por parte de proveedores chinos, explicó la Comisión, a quien los Gobiernos francés y alemán han presionado para aprobar la fusión alegando que de otro modo las empresas europeas no podrán competir con el gigante ferroviario chino CRRC. Bruselas ha concluido que en el mercado de trenes de alta velocidad "es muy improbable" que la entrada de empresas chinas vaya a representar un problema de competencia para Alstom y Siemens en el futuro.

En el mercado de señalización, confirmó que ahora mismo no hay proveedores chinos en el Espacio Económico Europeo y cree que "pasará mucho tiempo" antes de que estos puedan convertirse en proveedores "creíbles" en Europa. Además, el Ejecutivo comunitario cree que las cesiones propuestas por las empresas para recibir luz verde no resuelven los problemas de competencia.

En el sector de trenes de alta velocidad, habían propuesto ceder el tren Pendolino, de Alstom, que actualmente no es capaz de alcanzar altas velocidades o, en su lugar, una licencia para la tecnología de Siemens sujeta a varias restricciones, algo que según la Comisión no habría permitido al futuro comprador desarrollar su propio tren para competir.

En el mercado de señalización, proponían ceder una "compleja mezcla" de activos de ambas empresas, parte de los cuales habrían tenido que ser transferidos, que tampoco habrían permitido al comprador competir por sí mismo. En consecuencia, la Comisión ha prohibido la transacción.

Alstom y Siemens anunciaron en septiembre de 2017 la fusión con la que pretenden crear el "número dos" mundial del sector ferroviario, con dimensión para afrontar la competencia global y en particular la del gigante chino CRRC. El grupo resultante, controlado por Siemens, habría contado con una plantilla combinada de 62.300 empleados en todo el mundo, una facturación anual de 15.300 millones de euros, una cartera de pedidos de 61.200 millones y unas sinergias esperadas de 470 millones, según explicaron entonces

Normas