La digitalización, el gran reto al que se enfrentan las asesorías jurídicas

El 44% tiene implementados mecanismos digitales en sus procesos, según el informe de Deloitte Legal

De izquierda a derecha: Óscar García Maceiras, secretario general del Banco Santander; Francisco Ramírez, socio de Deloitte Legal y moderador del debate; y Mónica Paramés, consejera y secretaria del Consejo de Administración de Sanitas.
De izquierda a derecha: Óscar García Maceiras, secretario general del Banco Santander; Francisco Ramírez, socio de Deloitte Legal y moderador del debate; y Mónica Paramés, consejera y secretaria del Consejo de Administración de Sanitas.

La digitalización es el gran reto al que se enfrentan las asesorías jurídicas internas. Así lo apuntó Óscar García Maceiras, secretario general del Banco Santander, durante la presentación del informe del Observatorio Legal de la Empresa en España, elaborado por Deloitte Legal, que tuvo lugar el pasado 31 de enero en el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (ICAM). Durante la jornada, García insistió en que la transformación digital no se traduce en la implementación de procesos o herramientas tecnológicas, sino que debe hacerse con vistas a acompañar la transformación digital de la empresa.

Ante los datos reflejados en el mencionado informe, que establecen que el 63% de los encuestados cuenta con un plan para aumentar la tecnología disponible en sus departamentos jurídicos en los próximos años, García insiste en identificar la pregunta, es decir, determinar cuál es la finalidad de los proyectos tecnológicos.

En este sentido, Mónica Paramés, consejera y secretaria del Consejo de Administración de Sanitas, subrayó que,a aunque la tecnología ciertamente ostenta un rol estratégico, debe ir acompañada de un factor esencial: el cliente. Esto es, la compañía "debe organizarse de forma que la voz del cliente esté presente en cada uno de sus procesos", explicó.

En este sentido, la experta agregó que otro de los elementos a tener en cuenta son los datos, es decir, atender a los números objetivos sobre la realidad de la empresa a la hora de tomar una decisión "y no basarse en simples percepciones".

Saber adaptarse

Por otro lado, el constante cambio al que está sujeta la sociedad supone un reto apra las asesorías jurídicas, que deben buscar continuamente perfiles especializados en nuevas materias como cloud computing o blockchain. No obstante, García apunta que una solución es la de formar en estas materias a los especialistas con los que ya cuenta, lo que pone de manifiesto la capacidad de adaptación con la que ha de contar el abogado de empresa.

Otra de las tareas que debe llevar a cabo la asesoría jurídica empresarial es la de la propia transformación interna. Esto se refiere al análisis de la situación de la compañía identificando, por ejemplo, qué tipo de actividades de las que desarrolla el departamento funcionan mejor si se externalizan, cuales, por el contrario, deben internalizarse e incluso de cuáles "podemos olvidarnos porque no aportan valor a la empresa", subraya García.

Complejidad normativa

Los expertos también criticaron la complejidad normativa existente en el sector. De hecho, según los resultados del informe, el riesgo legal que más preocupan a las empresas españolas es la dificultad de asegurar el cumplimiento normativo (68%), seguido del incumplimiento contractual y la morosidad (33%) y la ciberseguridad (29%).

En esta línea, Paramés destacó que el reto de la presión regulatoria "viene para quedarse", pero esto no debe suponer un impedimento, sino una oportunidad para las asesorías para demostrar que posee ese "músculo" para adaptarse al entorno y a los factores que van modificando el sector.

Normas