Transporte

Fomento insiste en que las aerolíneas afectadas por el Brexit tendrán que ajustar sus estructuras de capital

El ministro recuerda que la CE buscará con Reino Unido una garantía de conectividad aérea de 12 meses

Uno de los Airbus A350 de Iberia.
Uno de los Airbus A350 de Iberia.

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha asegurado durante su comparecencia de hoy en el Congreso de los Diputados que las aerolíneas afectadas por el Brexit, como es el caso de Iberia y Vueling, están trabajando "intensamente" para adaptar sus estructuras de propiedad a la normativa de la UE. Esta exige que más del 50% del capital de las compañías aéreas esté en manos de inversores comunitarios para mantener los permisos de vuelo y operar en los cielos de la UE.

Ábalos ha desgranado algunas líneas de los planes de contingencia en los que trabaja la CE para evitar el caos que poduciría un Brexit duro a partir del 29 de marzo. Entre las medidas unilaterales, que serían activadas si Reino Unido responde en la misma medida, figura un reglamento para garantizar "la actividad aérea básica", tal y como se produce a día de hoy, durante un plazo máximo de 12 meses.

En las estructuras de capital de compañías de la relevancia de IAG, Easyjet o Ryanair, con amplia presencia de accionistas británicos, ganarán peso los inversores no comunitarios una vez que se produzca el Brexit, poniéndose en riesgo sus operaciones desde, hacia o dentro de la UE. Desde la Comisión de Transportes se ha demandado información a cada uno de los Gobiernos sobre las empresas que podrían quedar al margen de la normativa europea de propiedad y control.

En este contexto, Ábalos demanda un esfuerzo de adaptación a las compañías y ha recordado que la Comisión Europea tiene las últimas competencias respecto a unos certificados de operaciones que son otorgados por entes reguladores locales. En el caso de España es Aesa, dependiente de Fomento, quien vigila que las aerolíneas cumplan la normativa de la UE en materias de seguridad, prestación de servicios o estructuras de control.

El ministro también se ha referido al impacto que el Brexit ocasionará en el operador aeroportuario Aena, que tiene en Reino Unido su principal caladero de viajeros internacionales: "Podría producirse una reducción en el número de pasajeros entre España y Reino Unido", ha señalado, "El embarque entre España y Reino Unido sería considerado un embarque con destino internacional y las tarifas se incrementarán hasta un 25% en el caso de algunos aeropuertos". Para evitar un impacto por esta cuestión en el turismo, la CE prevé ofrecer el mantenimiento de la situación actual hasta el 31 de marzo de 2021.

Aena tiene el control del aeropuerto londinense de Luton, con el 51% del capital, sobre el que José Lusi Ábalos ha afirmado que "dependiendo de los acuerdos, la inversión podría verse afectada".

La Comisión Europea trabaja en otros dos reglamentos de contingencia ante el Brexit para el transporte terrestre. El que toca al tráfico de mercancías está avanzado e incluye la concesión unilateral de derechos a los transportistas de Reino Unido, excluyendo el cabotaje, durante todo 2019. En cuanto al reglamento para el transporte de pasajeros, el ministro de Fomento ha evitado ofrecer detalles por estar aún en un estado incipiente de redacción.

"Fomento trabaja para que los reglamentos recojan los intereses de las empresas y ciudadanos españoles", ha afirmado. Y se ha referido a la necesidad de que los títulos profesionales en disciplinas como la ingeniería o la arquitectura sean reconocidos en ambos territorios, se hayan obtenido en Reino Unido o en cualquiera de los países miembros de la UE.

Normas