_
_
_
_
_
Cuenta de resultados

Liberbank repartirá su segundo dividendo desde que cotiza

Distribuirá el 20% del beneficio entre sus accionistas, tras salir de pérdidas en 2018 y ganar 110 millones de euros

Resultados de Liberbank en 2018

Liberbank ha comenzado a lucir sus mejores galas para fusionarse con Unicaja y poder llegar a concluir la integración con la mejor dote posible. De momento, la entidad que dirige Manuel Menéndez propondrá en la próxima junta de accionistas restablecer este año el pago del dividendo con la distribución del 20% del beneficio realizado en 2018. Esta sería la segunda vez que Liberbank remunerará al accionista desde su salida a Bolsa en 2013.

Menéndez confirmó ayer a los analistas el compromiso anunciado en julio de retomar la política de distribución de dividendos en efectivo. El importe total ascenderá a 22 millones de euros. En 2016, Liberbank distribuyó 40,4 millones de euros con cargo al ejercicio 2015, y el año posterior no abonó ninguno, ya que tenía que reforzar su capital.

La entidad cerró el pasado ejercicio con un beneficio atribuido de 110 millones de euros, cifra que contrasta muy positivamente con las pérdidas de 259 millones que registró un año antes, tras un drástico saneamiento de su balance. Además, su objetivo para el presente ejercicio es acelerar la limpieza de su balance de activos tóxicos, con retos más ambiciosos que los previstos inicialmente, una vez que ha superado los proyectados durante 2018.

Las ganancias se apoyan en un crecimiento del margen de intereses del 11,5%, la caída en un 8% de los gastos de administración, y sobre todo por un descenso de las provisiones al tener que realizar menores dotaciones por su ladrillo. Así, las pérdidas por deterioro de activos financieros (neto) ha pasado de restar a la cuenta 269 millones de euros en 2017 a restar 58 millones, un 78,5% menos. Además, se han incluido unas dotaciones de 27 millones por litigios (7 millones un año antes) y unas pérdidas de 16 millones por saneamiento, frente a los 402 millones de 2017.

La entidad explica en su informe trimestral que las salidas de adjudicados vendidos se elevaron a 900 millones de euros en el año, 318 millones en el cuarto trimestre, alcanzando así “el ambicioso objetivo del año, y reduciendo la cartera de adjudicados un -8,2% en el cuarto trimestre y un-22,8% en los últimos doce meses”. El 58% de las salidas corresponden a suelos, obra en curso y fincas rústicas y el 42% restante son viviendas.

El conjunto de activos improductivos se reduce en 1.336 millones en los últimos 12 meses (-30,1%), y su nivel de coberturas se refuerza incrementándose hasta el 51%. En el año, así, ha reducido sus créditos dudosos al 4,94% frente al 5% previsto y ha bajado el peso de los activos improductivos totales (NPA’s) al 12,38% frente al 12,5%. Para 2019 aspira a acelerar el proceso y ahora se propone bajar la morosidad al 3% y la carga de activos improductivos totales al 8%, por debajo de las metas del 3,5% y 9% que se había fijado en el plan estratégico. 

A cierre de 2018 el grupo formado por Cajastur-Banco CCM, Caja Cantabria y Caja Extremadura contaba con un nivel de máxima calidad CET 1 fully loaded, teniendo en cuenta los futuros requerimientos, del 12,1%. 

Una fusión aún con aristas

El consejero delegado de Liberbank, Manuel Menéndez, no quiso ofrecer muchas explicaciones sobre el proceso de fusión de Liberbank y Unicaja en la reunión con analistas celebrada esta mañana. Se remitió al hecho relevante que la entidad envió a la CNMV el 12 de diciembre, en el que confirmó que Liberbank y Unicaja habían tenido contactos preliminares para una potencial integración. “Las conversaciones siguen su camino y no hay nada nuevo por el momento para comunicar al mercado”, apuntó. Otras fuentes aseguran que las conversaciones siguen sin novedad, a la espera de que finalice la ‘due diligence’.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_