Cuentas Públicas

Los inversores de Japón duplicaron sus inversiones en deuda española en 2018

El director general del Tesoro confirma que los inversores chinos tuvieron un papel relevante en la reciente emisión sindicada

Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro.
Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro.

Los inversores japoneses duplicaron sus inversiones en deuda española el año pasado coincidiendo con la mejora de la calificación crediticia a España realizada por las agencias de rating.

Así lo ha reconocido el secretario general del Tesoro y Financiación Internacional, Carlos San Basilio, en su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados. El año pasado, dos de las grandes agencias de rating, Moody’s y S&P elevaron la calificación de España y la colocaron dentro de la categoría A -entre el notable y el sobresaliente-, lo que favoreció la llegada de los inversores más conservadores, los bancos centrales asiáticos y sus fondos de inversión y de pensiones. 

San Basilio ha explicado que en los últimos años España ha reducido el riesgo de financiación a medida que nuevos inversores han apostado por la deuda española. En la actualidad, según ha explicado los inversores no residentes alcanzan ya el 44% de la deuda soberana española. Por su parte, el Banco Central Europeo, a través de las adquisiciones efectuadas por el Banco de España, cuenta con un papel relevante, dado que ostenta un 20% de la cartera, según ha precisado.

El incremento de la presencia de inversores extranjeros ha sido inversamente proporcional al peso de las entidades bancarias. Después de años en los que los bancos nacionales eran uno de los sustentos de la deuda española, en los últimos ejercicios han ido rebajando su presencia, un puesto que ha sido reservado a los inversores extranjeros que ven con buenos ojos el papel español. Los últimos datos recopilados por el Tesoro apunta que los bancos nacionales son propietarios del 16,58% de la deuda, lejos del 30,6% que llegó a registrar en los momentos más complicados de la crisis de deuda de la zona euro.

El secretario general del Tesoro ha insistido que el organismo está bien preparado para la normalización de la política monetaria del BCE y ha recordado que aunque desde enero la institución presidida por Mario Draghi ya no aumentará la tenencia de deuda dentro del programa del QE sí seguirá reinvirtiendo los vencimientos durante un largo tiempo. San Basilio ha explicado además que en la última subasta sindicada realizada por el Tesoro, que logró una demanda récord, el peso de los inversores asiáticos fue superior al 10% y que dentro de ellos la mayor demanda correspondió a los chinos.

San Basilio ha insistido en que el objetivo del Gobierno pasa por reducir la ratio de deuda respecto al ebitda al 95,45 este año, un objetivo “ambicioso” que refuerza la tendencia de la reducción de la deuda. Si bien, según apuntó, debe avanzar en línea a la petición de la Comisión Europea, de un recorte anual de la ratio en dos puntos porcentuales.

Normas