Tecnología

SAP llevará a cabo un plan de reestructuración este año tras desacelerarse algunos negocios

La compañía simplificará su estructura y procesos y cuantifica el impacto en unos 800-950 millones

Bill McDermott, CEO de SAP, durante la presentación este martes de resultados.
Bill McDermott, CEO de SAP, durante la presentación este martes de resultados.

SAP ha anunciado hoy que llevará a cabo una profunda reestructuración de su negocio en 2019, que le obligará a asumir un cargo de entre 800 y 950 millones de euros, después de que el crecimiento se haya desacelerado en algunas partes de su negocio en los últimos tres años, informó Reuters. La compañía, la tecnológica más valiosa de Europa, reasignará a algunos de sus empleados y ofrecerá la jubilación anticipada a otros. Aún así, explicó, el número de empleados aumentará hasta más de 100.000 personas este año frente a los 96.500 empleados de finales de 2018. 

"Esto no es una medida de reducción de costes. Somos una compañía en crecimiento", señaló el presidente ejecutivo Bill McDermoot en una entrevista a la citada agencia. El directivo aclaró que el objetivo es simplificar la estructura y los procesos de la empresa. La mayor parte de los costes serán contabilizados en el primer trimestre de 2019.

Sin tener en cuenta los gastos de reestructuración, SAP espera obtener una pequeño efecto positivo en sus costes de 2019 y calcula que la medida permitirá ahorrar entre 750 y 850 millones de euros anuales a partir de 2020, permitiendo impulsar la inversión en áreas estratégicas de crecimiento.

La noticia de la reestructuración ha coincidido con la presentación de resultados de la compañía. El fabricante alemán de software obtuvo en 2018 un beneficio neto atribuido de 4.083 millones de euros, un 2% más que en 2017, tras el pago de más impuestos. Su ganancia operativa se elevó un 17%, hasta 5.705 millones.

Los ingresos de SAP en el conjunto del ejercicio sumaron 24.708 millones de euros, un 5,3% más que un año antes, con un crecimiento del 33% de la facturación por suscripciones en la nube, hasta 4.993 millones, mientras que la venta de licencias de software reportó a la compañía 4.647 millones, un 5% menos, y el negocio de soporte de software un 1% más, hasta 10.981 millones. 

En el cuarto trimestre de 2018, SAP obtuvo un beneficio neto atribuible de 1.687 millones de euros, un 8,5% por debajo de sus ganancias en el mismo periodo del año anterior, aunque sus ingresos crecieron un 9,1%, hasta 7.428 millones. 

McDermoot aseguró que "Sap ha logrado o superado todos sus pronósticos, incluso después de haberlos revisado varias veces al alza". El directivo destacó que la compra de la empresa estadounidense Qualtrics International por 8.000 millones de dólares (casi 7.000 millones de euros) les permitirá seguir "revolucionando" la industria del software empresarial.

El director financiero de SAP, Luka Mucic, destacó que la compañía superó en 2018 por primera vez el umbral de los 10.000 millones de euros en nuevos pedidos, añadiendo que confía en que el crecimiento de su negocio en la nube superará al de sus competidores. 

SAP, que compite con rivales como Salesforce y Oracle, confía en que su facturación suba con fuerza en 2019, pero menos que el resultado operativo (entre un 7,5% y un 11,5%), sobre la base de los tipos de cambio actuales, pero admitió que estas cifras pueden cambiar según las fluctuaciones de los tipos de cambio a lo largo del año. 

Para 2023, la compañía prevé una facturación de más de 35.000 millones de euros, gracias a la aportación de esa adquisición y la de otras empresas como Callidus, y un crecimiento del resultado operativo de entre el 7,5% y el 11,5%. SAP espera que para esa fecha sus ingresos totales alcancen los 35.000 millones de euros, más que triplicando sus ingresos por suscripción y soporte en la nube.

En la entrevista con Reuters, McDermott minimizó las preocupaciones de que la debilidad de la economía mundial y la guerra comercial entre EE UU y China podrían afectar al negocio de su compañía y aseguró que SAP no está tan expuesta al ciclo económico como los proveedores de hardware.

Normas