Empleo en la Administración

El Gobierno aprueba más de 2.500 plazas públicas para reducir la temporalidad

Seis de cada diez puestos se convocarán para investigación científica

Imagen de una investigadora en un laboratorio.
Imagen de una investigadora en un laboratorio.

El Gobierno aprobó este viernes un real decreto por el que se ofertan 2.528 plazas públicas para convertir en fijos parte de los empleos temporales en la Administración General del Estado. Casi el 60% de los plazas estarán destinadas a cubrir puestos de investigación.

El Gobierno busca así reducir la temporalidad en la función pública por debajo del 8%, y retener el talento de los científicos españoles, según informó la ministra de Educación y portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. La nueva oferta pública no significa que los empleados temporales se convertirán automáticamente en fijos, sino que se convocará un proceso de selección abierto al que podrán concurrir.

“Queremos reducir todavía más la tasa de temporalidad en aras de una mayor eficiencia y como compromiso con las personas que trabajan en la Administración”, indicó Celaá. De las más de 2.500 plazas de la oferta de empleo –sujeta a los Presupuestos Generales del Estado 2018– 2.133 pertenecen a personal laboral, 275 a personal funcionario y 120 a personal estatutario de Sanidad. Con este acuerdo, y sumando el proceso de regularización iniciado en 2017, se ha convertido en fijas más de 8.000 plazas, según informó la ministra.

Celáa detalló además que el 58% de las plazas aprobadas (1.454) están destinadas al ámbito de la ciencia y de la investigación. Un sector que, según la portavoz del Ejecutivo, se encuentra “particularmente afectado por la inestabilidad” y al que el Gobierno quiere “fortalecer” para que el país progrese y sea más competitivo. “España necesita investigadores comprometidos con el tejido científico y para ello necesitan estabilidad para mantenerse afincados en el país”, afirmó.

En concreto, de esas 1.454 plazas de personal investigador, Celáa enumeró que 960 serán para el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), 261 para el Centro de Investigaciones Energéticas (Ciemat), 93 para el Instituto de Salud Carlos III, 54 para el Instituto Español de Oceanografía, 50 para el Instituto Geológico y Minero y, finalmente, 36 para el Instituto de Investigaciones Agrarias.

Con esta medida, se convertirá en fijos al 10,5% de los 13.836 empleados que conforman la plantilla de los organismos públicos de investigación dependientes del Ministerio de Ciencia. Además de reducir la temporalidad “tras una década de congelación en la oferta pública de empleo”, el Ministerio aseguró que las nuevas plazas permitirán un rejuvenecimiento de las plantillas.

El real decreto es el resultado de un acuerdo firmado el pasado martes entre el Gobierno y los sindicatos. Además de las plazas para investigación, otras 383 irán destinadas a Instituciones Penitenciarias, según fuentes sindicales.

Tras conocerse la oferta pública de empleo aprobada por el Gobierno, CC OO pidió al Ejecutivo incorporar otras 500 plazas fijas adicionales. El sindicato valoró, no obstante, que “en términos generales” el número de puestos aprobados “coincide con el volumen de empleo” planteado por la organización. Respecto al ámbito de la investigación, CC OO indicó que todavía “hay entre 200 y 300 plazas pendientes de estudiar”.

Normas