Sánchez aboga por luchar contra las “desigualdades inaceptables” y los populismos

El presidente del Gobierno pide reformar la OMC para garantizar el libre comercio

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha acudido al Foro Económico de Davos para advertir de que "las desigualdades nos destruyen. Es una aberración ética y una fuente de desestabilización". En el primer discurso de un líder del Ejecutivo español en Davos tras diez años de ausencia, Sánchez ha cargado contra las "cargas de la crisis" como el "autoritarismo, la desigualdad, y el populismo reaccionario".

El dirigente español ha asegurado que "la economía no es un fin en sí mismo, está al servicio de las personas" y ha destacado la necesidad de gravar los nuevos servicios digitales, en clara referencia al impuesto a ciertos servicios de las empresas tecnológicas que ha puesto en marcha el Gobierno. "Corremos peligro de crear nuevas brechas tecnológicas si no aseguramos que todos los ciudadanos forman parte revolución tecnológica", ha añadido.

En su opinión, la política debe ejercerse de forma responsable "porque sino aparecen políticos sin escrúpulos que no harán mas que se agraven estos problemas". Así, ha insistido que los "populismos han dejado de ser problema de un país o continente, son el principal reto de las economías occidentales. Si hubiéramos dado repuestas, quizás no hubieran aparecido".

Sánchez ha abordado además las fuertes diferencias económicas y las desigualdades sociales, algo que según su opinión "debilita las democracias".

El presidente del Gobierno ha sacado pecho además de la evolución de la economía española y de las previsiones para este año días después de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) optara por mantener sus estimaciones pese al recorte realizado al resto de países europeos. Asimismo, ha insistido en la reducción del déficit público, la estabilización de la prima de riesgo y en la certidumbre política. 

Sobre el mercado de trabajo, Sánchez ha cifrado en 330.000 los nuevos puestos que se esperan crear este año, una cifra inferior a los 400.000 previstos hace tan solo unas semanas por el Ministerio de Trabajo en la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para este año. Pero superior a la estimación dada por Economía, de 236.000 empleos.

En su comparecencia ante el pleno del Foro, Sánchez ha recordado que entre las prioridades del Gobierno está la lucha contra el cambio climático y la transición energética. Sobre el papel de España en la Unión Europea, ha lamentado no haber estado presente en los grandes debates del futuro de la Unión en los últimos diez años pero se ha mostrado firmemente comprometido con la UE.

Sobre el comercio mundial, ha reclamado la reforma de la OMC para garantizar el libre comercio.

Normas