Alimentación

Campofrío liquida 400 millones en bonos y se queda sin deuda cotizada

La matriz emite 500 millones para afrontar el pago, al 101% del nominal

Campofrío liquida 400 millones en bonos y se queda sin deuda cotizada

Oficialmente, Campofrío ya no cuenta con deuda cotizada. La compañía registró ayer en el Borme la liquidación de sus 400 millones en bonos que amortizó en marzo de 2017 con los que aún contaba hasta esa fecha. La cárnica reduce sustancialmente su deuda financiera, que a finales de 2017 ascendía a los 1,3 millones.

Esta emisión se remonta a un periodo especialmente negro de la historia reciente de Campofrío. El incendio que en 2014 arrasó su fábrica de Burgos puso en suspenso la emisión de bonos que preparaba. Retrasó la operación hasta 2015, cuando colocó 500 millones al 3,37% semestral y con vencimiento en 2022. El objetivo era amortizar otros títulos de deuda que la empresa emitió en 2009 y por los que pagaba un interés muy superior, el 8,25%. También abonar un crédito sindicado por 120 millones.

Según el folleto remitido a la Bolsa de Luxemburgo, Campofrío contaba con varias ventanas para amortizar estos bonos de manera anticipada, como así ha hecho finalmente. Hasta el 15 de marzo de 2018, la compañía podía amortizar hasta un 10% de la emisión al 103% del nominal (fueron emitidos al 100%). Incluso antes de esa fecha podía liquidar hasta el 100% de la emisión si pagaba una prima especial.

Campofrío aprovechó esta oportunidad y en 2017 amortizó 100 millones de esa emisión. Según aparece en sus últimas cuentas, Sigma –la multinacional mexicana que controla el 100% de la empresa española desde 2015– le concedió un préstamo de 103 millones para realizar la operación.

A partir del 15 marzo de 2018, Campofrío podía liquidar la emisión íntegra a un precio muy inferior, al 101,68% del nominal, que se reducía más aún si llevaba a cabo la operación en 2019 o 2020. Así lo hizo inmediatamente después de cumplirse este plazo. El 23 de marzo del año pasado comunicaba a la Bolsa de Luxemburgo la oferta de compra al precio establecido en el folleto más 788.000 euros en concepto de intereses no pagados.

Para afrontar este pago, fue la dueña de Campofrío la que decidió emitir 500 millones en bonos a 10 años. Pese a que el interés pagado aumentó hasta el 4,875%. Consiguió, eso sí, extender la vida media de su deuda hasta los siete años.

Normas