Andrómeda: “No le damos vueltas al ciclo. Si te fijas en 8.000 variables, el modelo falla”

Flavio Muñoz asesora uno de los pocos fondos españoles que no perdió dinero en 2018

Flavio Muñoz, presidente y fundador de Andrómeda Value Capital.
Flavio Muñoz, presidente y fundador de Andrómeda Value Capital.

El año pasado tan solo un puñado de fondos de inversión españoles cerró en positivo. Uno de ellos fue el Renta 4 Multigestión Andrómeda Value Capital, asesorado por Flavio Muñoz (Albacete, 1989), que rentó un 5,34% en un ejercicio en que el Ibex 35 perdió un 15%.

Muñoz fundó en 2015 Andrómeda Value Capital para contar con una figura legal que pudiera asesorar fondos de inversión. Junto con su socio, Juande Gómez, han conseguido que este vehículo especializado en compañías tecnológicas logre un rendimiento medio anual del 12,12% en los últimos tres ejercicios. Se trata del mejor fondo de los más de 500 que hay en España dentro de la categoría mixtos flexibles global.

¿Con qué patrimonio lanzó el fondo?

Con el mínimo, 700.000 euros. En agosto de 2015 llegamos al millón y ahora estamos en 13,4 millones de euros.

¿Cómo ha ido llegando el dinero?

Renta 4 no hace ninguna labor comercial. Priorizan sus propios fondos. Nuestro crecimiento ha sido vía rentabilidad y gracias al boca a boca…. Para nosotros lo importante es que quien llegue a nosotros esté convencido, aunque meta poco dinero.

¿Salió dinero por las últimas correcciones bursátiles?

No. Al revés, ha seguido entrando a pesar de que el fondo ha perdido algo de valor. Nos alegra ver que no ha cambiado esto pese a que ha llegado un mercado bajista.

¿Cuál es la filosofía de inversión?

Tenemos un marco básico de inversión en valor, ‘value investing’: comprar cosas que tengan más valor de lo que refleja el mercado. Pero estamos muy centrados en telecos, medios, tecnología, programación informática… También tenemos algunas más convencionales, como la dueña de la cerveza Corona, alguna aseguradora y el holding de Warren Buffett.

¿Tienen una cartera muy concentrada?

No tanto. Tenemos algo más de 40 valores. Nuestra primera posición es Amazon, que pesa algo más del 5% de la cartera. Microsoft pesa un 3% en la cartera. La concentración también depende del momento del ciclo. Tenemos una rotación muy baja.

¿Es más difícil este sector que otros?

Es un sector muy dinámico. Si tienes una concentración muy alta, eres menos flexible y eso puede ser muy peligroso. Puedes tener un negocio que funciona muy bien, que en poco tiempo pierde su mercado. Por ejemplo, el mercado de tarjetas gráficas es básico para drones, coches inteligentes, videojuegos… Nvidia es el líder indiscutible, pero Intel va a presentar las suyas el año que viene. Si tengo una posición muy fuerte en Nvidia, me puedo pegar un susto. Con Coca Cola es más difícil que salga un competidor.

"Facebook es una plataforma moribunda. Solo crece por Instagram"

¿Ha cambiado su forma de invertir en este momento del ciclo?

Lo hacemos a través de la liquidez. Antes de las caídas de final de año teníamos un 30% de efectivo. Y ahora lo hemos reducido a un 6%, hemos visto oportunidades de compra. También tenemos aseguradoras, que nos compensan un poco. En general, si vemos que las tecnológicas están caras, aumentamos la liquidez. No le damos muchas vueltas al momento del ciclo, a los tipos de interés…. Si te fijas en 8.000 variables para invertir, el modelo acaba por fallar.

Este año el fondo ha ido relativamente bien, ¿cuál ha sido la clave?

En parte ha sido por la gestión de la liquidez, al habernos retirado en el momento caro. Hemos hecho apuestas estratégicas muy buenas. Por ejemplo, habíamos visto que Apple ya estaba en un punto de cierta saturación. Nosotros supimos anticiparnos. Con las tarjetas gráficas, nos salimos con fuertes plusvalías en un momento en que estaban carísimas. Ahora, tras las caídas, hemos recomprado a mejor precio.

"Ahora compramos firmas dedicadas a modelar nuevas estructuras organizativas dentro de las empresas”

También han acertado con las apuestas de las tecnológicas más grandes…

En Facebook estuvimos invertidos. La acción cayó tras descubrirse la trama de Cambridge Analytics, pero luego recuperó todo su valor. Aún así, empezamos a ver que los datos flojeaban y decidimos vender antes del último desplome. Nos parece que hoy por hoy es una plataforma moribunda, solo tiene crecimientos por Instagram.

¿Y Netflix?

Deshicimos la posición cuando se fue a máximos de 400 dólares. Cuando ha caído a 250 dólares, hemos vuelto a comprar. La historia de fondo nos gusta, pero a ciertos precios es un disparate. Desde luego, ha reventado la industria de las series y ahora amenaza la del cine.

¿Compran también empresas pequeñas?

De ‘software’ tenemos algunas pequeñas, como SurveyMonkey, Elastic, Anaplan…

¿Qué tendencia les gusta para 2019?

Estamos comprando empresas dedicadas a modelar las nuevas estructuras organizativas de las empresas, como Slack, como Dropbox. También están ahí Microsoft Team y Google Drive. Es un sector caliente que intenta que dentro de las compañías la gente deje de comunicarse por email, y utilice otros sistemas más fluidos, el equivalente a WhatsApp.

Normas